For you, the boss

Dicen que el fútbol es cada vez más de sentimientos, de estados de ánimo, psicología, concentración, serenidad…Y lo vivido en el Cardiff City Stadium es una buena muestra. 

Se presentaba la tarde en Gales con un ambiente especial, el homenaje a Vichai Srivaddhanaprabha estallaba los corazones de miles de aficionados foxes que partieron a Cardiff. 

El Cardiff, en contra de lo esperado, salió un poco más volcado, enganchado a lo que pudiera sacar Murphy desde la banda izquierda. Atrás Morrison, Samba y Manga vivían enganchados al larguero. 

Prácticamente su juego se basaba en lo que Camarasa produjese a balón parado, o con alguna jugada en profundidad por izquierda. Fiel a su entrenador, el equipo vivía enrocado, aliviando el acoso del Leicester.  

Por parte visitante, músculo y altura en la parte central, con Mendy y Ndidi en el doble pivote, y Maguire y Morgan en el centro de la zaga. Tanto Gray como Albrigthon asociándose por dentro para dejar toda la profundidad a dos carrileros de mucho recorrido, Ricardo Pereira y Chilwell, y arriba Vardy y Maddison con mucha movilidad. 

El partido tuvo una ida y vuelta muy bonita en los primeros 15 minutos, con un Cardiff, como local, dando un paso adelante, tratando de robar en mediocampo y montando contras. 

Tras este ida y vuelta, el Cardiff volvió a replegarse y ofreció más tiempo al Leicester para organizar sus ataques. 

A partir de entonces, Cardiff se agarró a mantener el 0-0, y buscó tímidamente la portería rival, con aproximaciones como 3-4 hombres y escasa probabilidad de éxito. 

Warmock no es un tipo que conceda espacios con facilidad, mantiene su bloque hasta que no le queda más opción que ir a buscar un gol. Conservador al extremo, teniendo en cuenta que jugó de local, que la clasificación le pide ir a ponerse por delante, y porque siempre es mejor defenderse cuando vas ganando. 

Por parte foxie,  bien es verdad que arriesga y trata de proponer más, pero con un centro del campo de tanto trabajo y con tan poco fútbol es imposible trenzar juego y desarrollar jugadas que desconecte la red defensiva rival.  Maddison queda demasiado aislado y Albrigthon necesita bajar demasiado para conectar con la pelota. La más clara referencia fue Vardy, ahogado entre los dos centrales, muerto en mil desmarques e incapaz de recibir un balón en ventaja.  

Y así es como llegamos al final de la primera parte, ambos equipos tratando de imponer su criterio, y el 0-0 en el luminoso. 

La segunda parte, presenta a ambos conjuntos en la misma dinámica del primer tiempo, Cardiff parapetando el área, y Leicester agarrado a las subidas de Chilwell y Pereira. Y en una de esas llegó el gol del partido, Albrighton bajando a recibir, filtra un pase excelente a la carrera de Chilwell, el balón al punto de penalti, donde aparece Gray solo, y marca a placer. Dedicatoria especial a Vichai, emotivo a la vez que potente. 

Tras el gol, el Cardiff no modifica en exceso su plan, entran Hoillett y Madine para dar algo de movilidad arriba, pero seguía sin arriesgar lo necesario para lograr el empate. El peligro galés llegaba por jugadas a balón parado. 

En los últimos compases, Vardy tuvo la oportunidad de marcar su gol, y sentenciar el encuentro, pero la salida de Etheridge frustró el plan. 

Final del partido, reforzando a un equipo debilitado anímicamente, pero que con el partido de hoy, demuestra fidelidad eterna a un Presidente que ya tiene palco de honor en las puertas del cielo. 

 

D.E.P. Vichai. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s