Diferentes realidades

El sábado por la tarde, se enfrentaron en Old Trafford el Manchester United y el Wolverhampton. El primero, un equipo intentando volver a ser lo que alguna vez fue. El otro, un equipo que se ha adaptado a la Premier League sin problemas y que demuestra tener una idea clara.

El Manchester United formó con el mismo 1-4-3-3 que utilizó la fecha anterior ante Watford. Las únicas variantes en cuanto a nombres fueron los ingresos de Luke Shaw por Ashley Young en el lateral izquierdo y Fred por Nemanja Matic, cambio obligado por expulsión.

Por el lado del Wolverhampton, el equipo formó con el 1-3-4-3 que ya sale de memoria en cuanto a nombres se refiere.

El partido arrancó muy intenso con el equipo locatario teniendo la posesión de la pelota y el otro esperando para apenas robar la posesión, salir rápido de contragolpe. Los Wolves aprovechaban bastante la banda derecha con la velocidad de Helder Costa e incluso pudieron ponerse por delante apenas empezaba el partido, ya que un remate a la media vuelta de Raúl Jiménez permitió a David De Gea lucirse con una gran tapada con el pie derecho.

Cuando parecía que el que mejor se sentía en el partido era el Wolverhampton, los Red Devils lograron abrir el marcador gracias a una excelente asistencia de Paul Pogba para que Fred rematara desde afuera del área. A partir de ahí el partido comenzó a ser controlado por el locatario, pero sin lograr crear ocasiones. Al United le costaba entrarle a un equipo que estaba muy bien parado en el campo. Por el otro lado, el visitante no sufría llegadas del local pero tampoco lograba crear ocasiones de gol. En parte porque fallaba en el último pase.

Recién comenzado el segundo tiempo, los Wolves lograron igualar el marcador. Rúben Neves presionó a Paul Pogba, le robó el balón y generaó un gran contragolpe que Joao Moutinho definió de gran forma al ángulo derecho del arco de David De Gea. A partir de ahí se notó a un Manchester United mucho más nervioso e impreciso. Los visitantes buscaban que Paul Pogba no manejara la pelota y si no lo lograban, cortaban el juego con alguna falta.

José Mourinho buscó modificar las cosas con dos cambios que a simple vista parecieron inentendibles: sustituyó a Fred (que hasta el momento había sido de los mejores jugadores del partido) y a Alexis Sánchez (que era de los que había mostrado más ganas de jugar) por Anthony Martial y Juan Mata. Sinceramente no se entiende por qué realizó estas variantes.

Por el lado del Wolverhampton, Nuno Espírito Santo buscó cambiar las cosas con el cambio que siempre realiza, sacó a Helder Costa y le dio ingreso a Adama Traore. Este último es un jugador en cierta forma, extraño. Tiene muchas condiciones, pero da la sensación de que quiere terminar todas las jugadas él y no piensa en el equipo. De más está decir que ninguna de las variantes logró su cometido ya que el partido no salió del empate.

Por el lado del United habrá que ver si puede mejorar su juego con Mourinho o tendrá que buscar las soluciones en otro entrenador. Lo cierto es que el equipo puede rendir mucho mejor de lo que lo está haciendo. Sobre todo por la calidad del plantel.

En la otra vereda, está todo mucho más claro y se nota un trabajo que viene dando frutos. Habrá que ver hasta dónde pueden llegar los Wolves.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s