Una sola certeza, continúan las dudas

La situación en Manchester y Watford no podía ser más antitética, mientras que los Red Devils venían de mostrar un rendimiento irregular y de conseguir solo el 50% de los puntos, los dirigidos por el español Javi Gracia habían obtenido los 12 posibles hasta el momento mostrando, además, una idea clara de juego.

El partido en cuanto a posesión como era esperable, fue favorable al United, sobre todo en la primera parte, donde pudo minimizar las salidas vertiginosas de los Hornets y así disminuir sus ocasiones claras. Ocasiones claras que si tuvo el equipo dirigido por Mourinho, especialmente en los últimos 15 minutos de la primera mitad.
Los rendimientos destacados de Manchester United en esos 45 minutos fueron Paul Pogba, que mantuvo su nivel de participación y precisión durante todo el encuentro, el chileno Alexis Sánchez, que supo leer el partido para estar bien ubicado y aprovechar los pocos espacios que concedía el equipo rival, y finalmente Fellaini, que en defensa ejerció de tercer central y que le dio a Pogba mayor libertad para poder recibir habitualmente de frente al campo rival y así poder ser más influyente.

Los 2 goles de la visita llegaron a partir de la pelota parada, un aspecto en el cual los dos equipos son fuertes; el gran protagonista de estas incidencias fue el belga Marouane Fellaini, que, aprovechando su gran juego aéreo y estatura logró ganarle a su marcador en el área rival y generar situaciones favorables para sus compañeros.

En la segunda mitad del encuentro debido a la necesidad de Watford de empatar el partido, vimos a un equipo local más agresivo en cuanto a presión e intensidad, esto hizo que la defensa de la visita volviera a mostrar las falencias que demostró en los primeros 4 partidos de este curso y que arrastra, inclusive, de la temporada anterior. Con una pareja de centrales muy pasiva y perdiendo la mayoría de las segundas jugadas.

Con un Roberto “Tucu” Pereyra insistente, Watford logró el descuento a base de carácter y empuje, en una jugada que simboliza muy bien lo que fue el segundo tiempo.

Las conclusiones para el equipo de Manchester son agridulces, ya que encontró buenos rendimientos en algunos de sus jugadores, pero al momento de controlar el partido todavía le falta fluidez en la circulación de balón y solidez defensiva. Si quiere estar presente en la definición de los distintos torneos en los que participa, debe encontrar una regularidad que hasta ahora no ha demostrado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s