El éxtasis en Vicarage Road

Tal y como se lleva el día a día de las personas en el mundo, diría que hablamos que un éxtasis social en cada tema que se toque. El tiempo es menor cada vez más (parece), los días tienen menos horas y las personas menos paciencia. Y el fútbol no es ajeno a esta realidad imparable. El éxtasis es más perdurable. Los triunfos se cuentan muchas veces como campeonatos y las derrotas como descensos. Los que son buenos parecen malos y viceversa. El punto medio es para equilibristas.

Entre tanto, hay personas como Javi Gracia (Pamplona, 1970) que hacen maniobras para dedicarse enteramente a lo que les apasiona e intentar duplicar las horas de un día para fortalecer convicciones. “Creo que para hacer bien mi trabajo necesito dominar las cosas que hago. Y para eso necesito tiempo” (palabras de  entrevista para EL PAÍS). Las palabras reflejan su sentir de acuerdo a lo que vive. De acuerdo a ese sentir plantea los partidos bajo una mirada táctica meticulosa, dispuesto a que ningún detalle se le pueda ir de largo.

Su fiereza al momento de hacer sombras de un partido, es la misma con la que ha dotado a sus dirigidos en un nuevo empezar al mando del Watford. Foster, Kabasele, Doucouré, Pereyra (su topstar) y Deeney, se han elevado como las piezas fundamentales del entrenador en un comienzo de curso mucho más que esperanzador para lo que viene. Y la victoria ante el Tottenham de Pochettino lo certificó. En su 1-4-4-2 asimétrico se pueden enfocar las luces de las características que suele profesar Javi. Un equipo al cual no le quema tener la pelota, pero sí busca los menos pases posibles para llegar a portería rival.

En el fútbol las certezas son variables y las posibilidades incrementables. No hay una receta mágica para ganar, pero sí que hay cosas que a un equipo (todos) lo pueden acercar a ganar muy exponencialmente. En esto se ampara Gracia, en la ‘gracia’ (precisamente) del trabajo. Las experiencias que ha tenido en tierras rusas y griegas, de alguna manera le han hecho conocer nuevas culturas y determinados factores dentro de una plantilla como él recalca de entrenar a jugadores de distintas nacionalidades. ¿Esto por qué? Porque no es simple ingresar en sus mentes y convencerlos que determinada idea es la original y mejor en cada caso para tal grupo.

Si bien el Watford ha sido (tempranamente) comparado con el Leicester de Ranieri, por todo lo que acontece, es cierto que puede presumir de tener ciertas características de ese equipo campeón dentro del éxtasis Premier: el bloque bajo, las líneas juntas, las atenciones posicionales y misma fiereza tanto defensiva como ofensiva, más las distintas llegadas al gol que presentaban los Foxes. Esto último explotó vs los Spurs con el balón detenido. Lo cierto es que el mes de septiembre le depara a los Hornets una actividad muy reactiva, de acuerdo a sus intereses a corto plazo: Manchester United, Fulham, Tottenham y Arsenal.

La plantilla con la que cuenta Javi Gracia es cuantitativa, más no cualitativa. La acumulación de jugadores en determinados puestos le permite al español tener variantes en urgencias, pero esto sin alterar consideraciones ya de por sí marcadas a inicio de temporada, como por ejemplo: la calidad. Diferentes situaciones en las que el talento debería hacerse presente (difícil en este equipo), Javi las seguirá reemplazando por el trabajo fijo y la entrega sin distinción. Por ahora, los de Vicarage Road pueden darse el lujo de compartir el liderato con los portentos de Anfield Road y Stamford Brigde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s