Los errores se pagan caro

El pasado sábado se midieron en el estadio Olímpico de Londres, West Ham vs Wolverhampton, dos equipos con características distintas, pero con un mismo objetivo: lograr su primera victoria en la presente campaña de liga.

El conjunto locatario, se paró con un 1-4-2-3-1 con la vuelta de Aaron Cresswell en el lateral izquierdo como principal novedad respecto al partido anterior por liga frente al Arsenal. Por su parte los Wolves, alinearon con un 1-3-4-3, repitiendo el mismo once que empató con el Manchester City la semana anterior.

El encuentro comenzó con un West Ham que intentaba mostrar buenas intenciones. Sin embargo, esto duró muy poco tiempo, ya que el equipo se fue quedando con el correr de los minutos. Ambos equipos empezaron imprecisos, fallando muchos pases y abusando de los balones largos a espaldas de los defensas. Esto último parecía darle mejor resultado al equipo visitante, ya que varias veces Helder Costa y Matt Doherty le ganaban la espalda fácilmente a Aaron Cresswell, evidenciando la falta de ritmo del lateral de los Hammers. En resumen, fue un primer tiempo sin muchas ocasiones de peligro para ninguno de los dos bandos.

Para la segunda mitad, se dio el ingreso del ucraniano Andriy Yarmolenko por Robert Snodgrass que no había tenido un buen papel en la primera parte. Esta modificación supuso un cambio de esquema en el West Ham, pasando a formar con un 1-4-4-2 con Yarmolenko y Marko Arnautović como los dos delanteros. El ucraniano se mostró muy movedizo, generando problemas a la defensa visitante y aportándole la inyección anímica que el equipo necesitaba para buscar abrir el marcador. Los Hammers generaron varias ocasiones de peligro, pero una de las figuras del partido impidió que consiguieran la ventaja: Ruí Patricio. El arquero internacional portugués se destacó con varias atajadas de gran nivel.

Casi promediando el segundo tiempo, el entrenador del Wolverhampton, Nuno Espírito Santo, decidió hacer el cambio que terminaría, en definitiva, cambiando el partido: le dio ingreso a Adama Traoré por Diogo Jota. El jugador español con raíces malienses, generó problemas por la banda derecha del ataque, principalmente con su regate y su fortaleza física.

Cuando parecía que el partido terminaba sin goles, un error del colombiano Carlos Sanchez, que quiso salir jugando pero fue muy bien presionado por Rubén Neves, permitió que este le quitara la posesión para así generar una clara situación de gol. El mismo le pasó el balón a Joao Moutinho, y en cuestión de tres toques, Traoré quedó en buena posición y definió muy bien al palo del arquero, marcando así el resultado definitivo.

Para finalizar, vale destacar el mal comienzo del West Ham esta temporada. Es la segunda vez en su larga historia que pierde los primeros cuatro partidos de una temporada. Siendo la anterior la 2010-2011, temporada en la cual terminó descendiendo. Manuel Pellegrini tendrá un duro trabajo por delante, intentando enderezar el rumbo de un equipo que más que un equipo, es un cúmulo de buenos jugadores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s