TimeForTorreira

“¡Poné a Torreira!”. Esta expresión, completamente imperativa se hubiese escuchado bastante en los últimos tres partidos de Arsenal si jugase en Sudamérica, además con algún insulto siguiente muy probablemente.

Lucas Torreira ha sido, hasta esta cuarta jornada inclusive, la vuelta de tuerca a los partidos para Unai Emery. El uruguayo, recientemente llegado desde Sampdoria ha hecho su mejor juego, le sirve mucho al pivote que tiene al lado, permite que Xhaka se fije en el centro del campo, que ejerza mejor su rol. Pero además este “box-to-box” charrúa ha tenido la capacidad de controlar su amplia zona de influencia, en el centro del campo, a 20 metros de su arco y a 20 del arco rival, en ese espacio se mueve con confianza, sabiéndose mejor que sus rivales en la colocación, jugando simple y sin querer hacer pases imposibles, un mal que aqueja al mediocampo de Arsenal.

Normalmente, el joven francés Matteo Guendouzi es quien aparece como titular y es quien realiza ese tipo de juego. Pero el chico realiza todo diametralmente opuesto a Torreira. No tiene mucho criterio a la hora de jugar, busca el pase punzante constantemente y normalmente no es el momento indicado. Eso, te lo da la experiencia y el chico seguramente aprenderá y va a ser un gran jugador, pero la confianza depositada en él parece excesiva por un entrenador que ha visto como en cada partido, el cambio del francés por el uruguayo le ha cambiado el semblante a su equipo.

El partido de este fin de semana le generaba de antemano a Arsenal una incomodidad brutal. Cardiff ha sido, desde la temporada pasada (en Championship) un equipo sumamente físico, con poquísimo manejo de balón, y que ha ascendido con una posesión de balón media inferior al 45% y en Premier League no es la excepción. Pero con la fortaleza de lastimar y sacarle mucho jugo a las contadas llegadas que genera.

En este partido, lastimó y muy bien a Arsenal, aprovechó las espaldas de los laterales, otro de los males del equipo londinense desde hace dos o tres cursos, sobre todo la espalda de Héctor Bellerin quien dejaba varios metros que fueron explotados por el siempre veloz Junior Hoilett.

No obstante, el visitante manejó el partido. Tal vez ha abusado de un toque intrascendente en zona media, y ante un rival que no tenía intenciones de salir a presionar, se convirtió en un auténtico aburrimiento para quiénes vimos el partido. En el momento que quiso generar espacios con movimientos inteligentes de Ramsey, Özil y Aubameyang (quienes actuaron de mediapuntas), Xhaka pudo conectarse con ellos y lanzarlos en carrera, con ciertos espacios. Pero como le ha pasado en los últimos partidos, ni el galés ni el alemán tienen la explosión necesaria para gravitar, por lo que se abusó del juego hacia el gabonés. Allí llegaron las principales opciones de gol para Arsenal, por su banda izquierda.

Y pese a que Cardiff atacó poco y lastimó mucho, nada cambió para Emery, hasta el ingreso de Lucas, quien no sólo no erró un pase de sus 26 dados, sino que uno de ellos fue una preciosa asistencia para la soberbia definición de Lacazette y así, llevarse los tres puntos.

Tal vez sea momento de hacer caso al hashtag utilizado por el club cuando ficharon al ex Sampdoria. #TimeForTorreira, los gunners lo necesitan.

Autor: Alex Machado

Orgulloso Profesor de Geografía. Fundador de Detrás Del Arco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s