Portugal, con aura ganadora

La selección de Portugal de Fernando Santos y Cristiano Ronaldo, ha dado un gran paso en búsqueda de los 8vos de final en Rusia, venciendo con gol del ‘bicho’ a una Marruecos de Renard que ha echado en falta la ausencia de pegada, y por ende, de gol en otro partido más.

Como ante Irán, no ha buscado otro libreto Hervé para su selección, que está llena de nombres deducibles al ojo del espectador y de un patrón llamativo para un equipo africano: la posesión de la pelota. Si bien es cierto, no es característico en los equipos africanos su endiosamiento sobre la pelota, Renard ha buscado, bajo los perfiles que posee, intentar atacar bajo sociedades y superioridades numéricas implantadas en territorio rival. Es decir, exhibir un fútbol reactivo, asociado y en conjunto. Y no es menor.

Marruecos se ha vuelto a encontrar contra Portugal, en una incapacidad de poner las guindas al postre. La falta de capacidad resolutiva de sus delanteros, han concluido con una eliminación tempranera, pero muy agridulce en cuanto a lo hecho previo para una anotación. Un autogol contra Irán y el olfato voraz de Cristiano Ronaldo, han cortado mechas a un juego con dinámica, con intención emprendedora a partir de la pelota, pero sin la eficacia requerida para decir presente, de una vez por todas.

Si bien el carisma de los Ziyech, Harit, Amrabat y compañía hicieron que le prestemos atención a una Marruecos con determinación para crear, pero con la impaciencia ante el cerrojo de los de Queiroz y hoy, ante la nulidad de eficiencia de cara al arco de Rui Patrício. La poca presencia que supusieron Boutaïb y El Kaabi para las defensas rivales, terminaron de desbaratar los planes. Y eso, en la Copa del Mundo, se paga con creces.

Portugal, con una cotización más alta a nivel conjunto adquirida a partir de la Eurocopa del 2016, camina bajo un perfil bajo e incierto, de alguna manera en cuanto a juego, cuando le vemos recorrer el césped. ¿Funcionar para el ‘7’ o poner en alto el juego de construcción? Realmente, por momentos, pareciera que ninguna, pero da la ‘casualidad’ de que se volvió una selección con un aura ganadora. A imagen y semejanza de su fiera. Una selección a la que le puede entrar las balas, pero en agonía también disparará, y aún más, te matará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s