La derrota más difícil

36 años y monedas. El suspiro más prolongado para volver a ver a Perú en una Copa del Mundo había finalizado. Un estadio abarrotado de afición peruana era muestra suficiente para notar el entusiasmo, y a la vez, la confianza generada por el equipo de Ricardo Gareca. Con Dinamarca en el campo, era el momento de entregarse al fútbol asociado que tantas alegrías produjo en la previa. Pero el fútbol sigue siendo un material misterioso, un deporte ilógico y desafiante a cualquier realidad, el cual muchas veces se empecina en bloquear la justicia y la razón. Pues algo de eso pasó en el Perú 0-1 Dinamarca.

Para la gran mayoría un equipo de Perú extraño. No en el sentido de algún contraste negativo, sino de un desconocimiento de sus integrantes. De entrada, Perú impuso un ritmo ya conocido, con el que se pudo sostener, para sorpresa de muchos, la gran mayoría del partido. Si bien la posesión del balón no era avasallante, era claro que Perú poseía la pelota en mejores sectores del campo que Dinamarca, en pos de lastimar de manera eficaz el arco de Kasper Schmeichel.

El juego asociado que mostraba Perú, oxigenaba sus chances de poder adelantarse en el marcador, tras el penal desperdiciado de Christian Cueva nada más finalizando el 1erT. Un impacto emocional, en estas categorías, bastante evidente luego de que empezara el 2doT. Es ahí donde una transición efímera de Perú, se convirtió en un escape para Christian Eriksen y su conducción, más la asistencia de gol.

La convicción y respuesta de Perú al gol de Yussuf Poulsen, fue más que encomiable. Redobló su esfuerzo y valentía, considerando que podía quedar expuesto a alguna replica de Dinamarca. Cosa que pasó. Pero la identidad de Perú pasa por una obstinación de generar en base a la pelota, y no en base a la especulación. A partir de que el fútbol es un deporte contradictorio en todo su esplendor, se puede entender la derrota de Perú. Como también la victoria de Francia ante Australia.

La incoherencia reinó en el partido. Los méritos volvieron a ser fuente a la cual los eruditos no acuden, aduciendo que en el fútbol solo valen los goles. Pero cuidado, porque las formas al final, siempre van a predominar en el sentir del herido cuando el equipo no genere ni una sola situación de gol. El partido seguro dejará más cosas positivas que negativas para Ricardo Gareca, en función de afrontar sus siguientes partidos.

 

One thought

  1. Fue lejos, tal vez, el resultado más injusto de lo que va en primera fase. Más allá de todo, Gareca lo dejó en claro: “Pasar al siguiente partido, Francia es lo que viene y lo que importa ahora”. No obstante, hay cosas que deben mantenerse: El doble pivote Tapia-Yotún me pareció brutal, las apariciones eléctricas de Carrillo e incluso el cambio de orientación constante y pases punzantes de Cueva.

    Es clave que el equipo sea fuerte y no se caiga. Hay madera para intentar la patriada de pasar de ronda.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s