Irán consigue la primera sorpresa

Dicen que muchas veces, el fútbol es injusto, que a pesar de que gana el que más goles marca, por lo general, suele haber un equipo que propuso e hizo más méritos para ganar. Pero no nos olvidemos, saber defender, entregarse, poner el alma por el equipo, doblarse en lo colectivo, también es un mérito.

Y eso es lo que hizo bien Irán, sacrificarse en pos de un bien mayor, el triunfo colectivo. Premio cotizadísimo para Los Príncipes de Persia, triunfo 1-0 con gol en propia puerta en el descuento. Suena a tópico. Y lo pareció.

Marruecos se plantó con una explosividad desbordante, agarrados a Harit y a Amrabat-de lateral diestro-. Poco fútbol en el centro del campo y conectar rápidamente con los hombres de arriba. Bien es verdad, que ni Belhanda ni Ziyech tuvieron su tarde, pero todo lo que tocaba Harit era peligro. 90% de pase en unas zonas que es habitual errar pases. Pero Marruecos echa en falta un killer en el área. Ni El Kaabi, ni a la postre Bouhaddouz-autor del gol en propia-, rindieron al nivel que te exigen tres pasadores como Harit.Belhanda,Ziyech.

A pesar de todo, Marruecos dominó y controló el primer tiempo, abusando eso sí, de las galopadas del incombustible Amrabat. El bueno de Nordin era el punto de fuga a un juego que se presupuso de salón, pero que acabó siendo de balón al espacio. No es tonto Queiroz. Sabe de antemano como bloquear el juego interior. Y bien que lo hizo, colapsó Belhanda, Ziyech tuvo que bajar a recibir y Harit bailaba entre una selva de piernas iraníes.

Y así se llegó al descanso, con dominio marroquí- 68-32 en posesión y el triple de pases completados-, pero con poco peligro.

El paso por vestuarios, dejó a Marruecos con mucho miedo y a Irán cada vez más convencida de su plan. Y llegó el punto de inflexión. Nordin Amrabat, en un choque, queda aturdido y es sustituido por su hermano. El bueno de Sofyan, no tiene tanto rigor, ni tanto pundonor como el mayor de los Amrabat, y obligó a Renard a introducir a Da Costa y cambiar a un 3-6-1, dándole a los carrileros más libertad ofensiva, y menos obligaciones en el regreso. Justo aquí es donde estuvo el partido. Un balón despejado, va a pelearlo Amiri, y el menor de los Amrabat comete una infantil falta al tapar un espacio imposible para el iraní. Gol en propia, y los sueños rotos.

Ahora toca levantar la cabeza y pelear con los gigantes del grupo, a la postre necesitados de puntos por el empate cosechado en el otro partido de la jornada.

Irán, que venía a Rusia a pelear y dar guerra, puede ser la sorpresa de este Mundial, pues con 1 sólo punto tendría pie y medio en octavos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s