Golovin: el primer nombre propio del torneo

Había llegado el gran día, comenzaba Rusia 2018 y ante nuestros ojos se encontraba la pantalla que nos acercaría aun que sea por un instante al frío país europeo, que hoy goza de su primavera, aquel que por motivos que solo el fútbol logra, hizo que previamente nos informáramos, sobre ciudades, sedes, costumbres, y particularidades que nos llaman la atención a nosotros, los futboleros de este lado del mundo.

Pasó la fiesta de apertura y siendo sinceros, creo que todos pensaban lo mismo, nos esperábamos un encuentro inaugural entre Rusia vs Arabia Saudita que a priori no nos iba a ofrecer mucho en cuanto a fútbol desplegado en cancha, como tampoco teníamos fé en toparnos con goles, más bien pensábamos en un claro 0-0 y si sucedía, estábamos dispuestos a tolerarlo solo por tanta abstinencia de pasión.

Comenzó el encuentro, donde pudimos observar el planteo táctico de cada equipo,las formaciones, pero a su vez buscábamos una imagen o un nombre que nos atrajera, o que nos brinde algo distinto, a tantos desconocidos jugadores para la mayoría del público en general, pero ya sabíamos quien podía ocupar ese lugar, solo que teníamos que esperar que eso suceda.

El Luzhniki Stadium nos iba a brindar un espectáculo más que sorprendente, digno de una obra del famoso y magnífico teatro Bolshói, por que el actor principal en este encuentro iba a ser Aleksandr Golovin, jugador actual del CSKA de Moscú, con la camiseta número diecisiete, desplegó toda su magia por el campo de juego. Tanto fue así, que intervino en tres de los cuatro goles que convirtió el equipo ruso, brindando dos asistencias, tanto a Yuri Gazinsky en el primer gol, como así también a Artem Dzyuba en el tercer gol del local.

El cierre fué a toda orquesta, como ese actor que culmina la obra solo, en el ocaso del encuentro nos deleitó al minuto noventa y cinco, con un hermoso tiro libre digno de encuadrar, esa foto donde se observa la clase del jugador con una pegada exquisita, y si congeláramos la imagen en ese instante, se observaría el vuelo del arquero saudí con el fin de evitar lo que ya era inevitable en ese momento, el gol.

Como no podía ser de otra manera, lo festejo de pie en el lugar con los brazos en alto frente a su público y frente al mundo, que atónito veía el desenlace inesperado de esta obra inaugural.

Joven de 22 años y 1,78 cm de altura, con mucho futuro por delante, de una calidad notable en su andar y un despliegue digno de un jugador que será, a partir de ahora observado con más detenimiento y examinado por los ojeadores de varios clubes europeos, como así también los rivales mismos del grupo A, Egipto su próximo rival y Uruguay a quien enfrentará en la última fecha.

Su ubicación en el campo es de interior izquierdo, pero es claramente el eje del equipo, por calidad y templanza a la hora de manejar el balón. Puede deslizarse por izquierda, centro y derecha, que fue donde asistió con un excelente centro a un compañero en el tercer gol. Ahora viene lo mas difícil posiblemente, que será mantener este nivel a lo largo de la competencia, para que esta obra teatral se mantenga a lo largo del tiempo y no sea olvidada en lo inmediato, o en lo que dure su equipo en esta hermosa copa mundial.

Autor: matiasmartinez23

La actitud no se negocia. Twitter: @AmgsMatias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s