Perú: La obra de Gareca

Se le aplican distintos emblemas a Ricardo Gareca, como el gran forjador de semejante hazaña ejecutada, que ha sido ver a la selección de Perú clasificarse a una Copa del Mundo luego de 36 años (España 1982). Y puede que muchas de las personas que emiten esos comentarios, no estén del todo erradas en su apreciación.

Es más, hasta se puede jugar y tomar como anécdota, el hecho que el actual seleccionador de la blanquirroja, tenga un porcentaje de aprobación por la comunidad, mucho mayor al que pueda tener el actual Presidente de la República de dicha nación.

Una de las grandes fortalezas –sino la mayor- que imprimió Gareca, fue un rebautismo de identidad, que se había desvanecido a través del tiempo en las actuaciones de la selección. Ese rebautismo, ha exonerado una buena parte de los ‘males’ que aquejaban los seleccionados, ya sea por falta de compromiso o por una carencia de idea madre.

Ricardo, de perfil directo y conciso, en el proceso llevado a cabo ha conseguido formar un once base, en el cual ha asentado un estilo e incorporado matices para mejorarlo. A días de la iniciación del evento más esperado, uno presume ver desde el pitazo inicial en el debut ante la Dinamarca de Hareide a: Gallese; Advíncula, Ramos, Rodríguez, Trauco; Tapia, Yotún, Carrillo, Cueva, Flores; Guerrero.

El bloque formado por Gareca, teniendo como eje principal al balón, pero sin problemas de adecuarse a distintos escenarios dependiendo el rival y sus características, le hacen formar parte de un grupo de selecciones camaleónicas desde lo táctico, sin afectar su patrón de juego.

El poder competitivo adquirido por Perú, proviene de un trabajo severo bajo premisas y convicciones, de elecciones minuciosas previamente indagadas, de una creencia sostenida a pesar de los baches y por supuesto, de una pizca de suerte que no escapa a ninguna realidad.

La ya mencionada Dinamarca, la selección de Francia de Didier Deschamps y la Australia de van Marwijk, son los principales oponentes de una selección que regresa a la gran cita con la ilusión de un niño, pero con la persuasión de un equipo edificado y preparado para argumentar las interrogantes que se presenten en el camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s