Senegal: 16 años después

 

Tras una gran Eliminatoria, y de la mano de uno de los capitanes en Corea/Japón 2002, Senegal tendrá en Rusia su segunda participación mundialista. Aliou Cissé, referente del plantel que llegó a cuartos de final hace 16 años es hoy el entrenador de los Leones de Teranga y guiará a sus pupilos en un grupo parejo junto a Colombia, Japón y Polonia.

A pesar de esta importante ausencia en las citas mundialistas, el fútbol senegalés ha crecido mucho en todo este tiempo e intentará demostrarlo en suelo ruso. Muestra de ello es la conformación de la lista de los 23 convocados. Si recordamos el plantel comandado por Bruno Metsu, no aparecían nombres demasiado relevantes ni conocidos. La mayoría militaba en equipos de segundo orden del fútbol francés como Lens, Lille, Estrasburgo, Auxerre. Quizás las principales figuras eran el mencionado Cissé, que había tenido un paso importante por un PSG que no era lo que es hoy; o el arquero Tony Silva que militaba en el Mónaco.

Fue tras ese Mundial que explotaron las figuras de Henri Camara, Salif Diao, Bouba Diop o El Hadji Diouf para saltar a clubes y ligas de mayor renombre como Liverpool y Fulham de la Premier League.

Por eso, desde noviembre de 2015, cuando comenzó el camino a Rusia 2018, Aliou Cissé ha podido contar con jugadores que hoy militan en las principales ligas del mundo. Sadio Mané (Liverpool, Inglaterra), Kalidou Koulibaly (Napoli, Italia), Keita Baldé (Mónaco, Francia) o Lamine Sané (Hannover 96, Alemania) se asoman como las armas de mayor peso que tendrá el seleccionado senegalés para ir por el pase a octavos en el Grupo H.

El sistema de juego utilizado por Cissé no es siempre el mismo y ha ido variando de acuerdo a los rivales. En los duelos ante Madagascar, Cabo Verde, Sudáfrica y Burkina Faso pasó por el 4-4-2, 4-3-3 y el 4-5-1. Yendo a los nombres propios, en el arco la pelea será entre Abdoulaye Diallo (Rennes, Francia), quien empezó atajando en este ciclo, o el experimentado Khadim N’Diaye (Horoya AC, Guinea) que atajó en los últimos compromisos.

La defensa, salvo algún cambio o imprevisto de último momento, saldrá con dos centrales de gran temporada en Europa como Koulibaly y Sané, acompañados por Lamine Gassama a la derecha y Saliou Ciss por la otra banda.

Para la contención en el mediocampo se ubicará el capitán Cheikhou Kouyaté junto a Idrissa Gueye. Y de ahí para adelante aparece la mayor cantidad de opciones. Seguramente Sadio Mané se ubique como volante por izquierda con libertades para lastimar en ataque y Moussa Konaté (de gran temporada en el Amiens francés con 13 goles) iría por la otra banda. O bien si juega por ese lado Keita Baldé se adelantaría unos metros para acompañar al centrodelantero, puesto por el que pujan Diafra Sakho y Moussa Sow.

Con interesantes alternativas en la banca como Mbaye Niang, Ismaila Sarr, Cheikh N’Doye, Moussa Wagué o Mame Biram Diouf, el seleccionado senegalés tendrá la difícil misión de intentar igualar la actuación en 2002 cuando sucumbieron en cuartos de final. Aquella participación, junto a la de Camerún en Italia 1990 y la de Ghana en Sudáfrica 2010, sigue siendo una de las mejores de los seleccionados africanos en la historia de los Mundiales.

El último ranking FIFA ubica a Polonia en el puesto 10, Colombia en el 16 y Japón en el 60. Por lo tanto, las cosas aparecen complicadas para los senegaleses (en el puesto 28) en su objetivo de meterse en octavos. Sin embargo, la esperanza es lo último que se pierde.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s