La final y el factor psicológico

A medida que fueron transcurriendo los años en la historia del fútbol, fue creciendo una teoría con cierto y gran rechazo por el ambiente que rodea al deporte más lindo del mundo, la psicología. La vieja escuela, quien es la más reacia a los grandes cambios, llamamos a los fanáticos del fútbol de la década del 90 hacia atrás. Siempre se sostenían que en el fútbol lo más importante era la calidad nata de un jugador, sin importar si entrenaba o no, mientras que respondiera en la cancha, el jugador era libre de hacer lo que quiera, hasta fumar, en varios casos muy conocidos. Posteriormente, la estrategia que se empleaba, que no se refería directamente a la táctica en sí, sino a como se podía llegar a ganar un partido sin importar el cómo, con la lucha, con patadas, en algunos casos descalificadoras, es que en la vieja escuela quienes jugaban eran hombres, a decir de nuestros abuelos o padres en algunos casos. Y la parte física tomaba una parte importante pero no determinante hasta ese entonces.

¿Qué pensarían nuestros antecesores si les habláramos de lo influyente que puede llegar a ser en un encuentro la psicología, a nivel grupal y ni que hablar a nivel individual? ¿Y si les dijéramos que hoy en día todos los clubes de élite tienen un cuerpo de psicólogos trabajando junto a los jugadores y cuerpo técnico? Creo que hasta este momento estarían riéndose.

Con el fin de entender y de explicar en pocas palabras toda la preparación que deben tener los protagonistas de la noche en Kiev a nivel emocional dado a los vaivenes constantes y los cambios profundos que tuvo el encuentro no solo futbolístico, sino anímicos.

Toda la preparación previa que conlleva a un acontecimiento de esta magnitud, desde que finalizaron sendas ligas, tanto en España como en Inglaterra estos dos equipos centraron toda su energía a la final. Esto en determinados momentos pueden generar una demarcada ansiedad a que llegue el encuentro. A soportar la presión de que estas preparado para disputar dicho cotejo, puede acarrear nervios en demasía, y jugar una mala pasada hasta minutos previos de que el balón comience a rodar.

Son vastos los ejemplos de jugadores que tuvieron lesiones previas a la entrada en calor o durante las mismas, y que posiblemente no tengan explicación física, sino que son situaciones que genera “la cabeza” que desborda al jugador. Ejemplos claros en nombres, pueden citarse a: Ángel Dí María, en semifinales del Mundial Sub-20 de Canadá antes del duelo versus Chile, previo a la final del mundo en Brasil 2014 y también a la final de la Copa América que se disputó en Chile. Y en el caso de anoche podríamos citar a Dani Carvajal, que ya pasó por una situación similar, se lesionó en la final que se disputó en Milán vs. el Atlético de Madrid previo a la Eurocopa 2016 y anoche en Kiev vuelve a suceder lo mismo, lesión muscular previo a la Copa del Mundo Rusia 2018, coincidencia en ambos casos o una situación que el jugador no puede manejar, en casos tan puntuales y particulares.

Ahora analizamos los casos sobresalientes del partido

Jürgen Klopp inculcó en sus jugadores la presión constante hacia el rival, para forzarlo al error directamente, esto se vio reflejado muy claramente durante los primeros 25 minutos del partido, el técnico comprendió de esta manera que Liverpool tenía más chances de obtener un resultado favorable, y dio esa imagen, por supuesto. Segundo factor, el convencimiento, no solo del entrenador. Sino de los jugadores que creyeron en esta estrategia de ir a por el rival con la presión constante.

Tercer factor y posiblemente uno de los más determinantes en la noche del 26 de mayo, cuando en el minuto 26 de partido sucede lo peor que podía pasar al Liverpool, se lesiona su máxima figura, Mohamed Salah y tiene que ser sustituido. Jugador determinante, figura y revelación en el fútbol mundial y más aún para su equipo. En ese momento, mientras observábamos el encuentro vimos como los reds estuvieron varios minutos tratando de asimilar lo acontecido, difícil momento del cual pensamos que nunca pudo sobreponerse el equipo. Posiblemente esto no hubiera sucedido si pasaba en el equipo contrario, porque el Madrid, tiene jugadores determinantes, pero el equipo no depende de uno solo, sino de varios. Y ni uno es tan determinante como el egipcio para el Liverpool. Esto como factor implícito envalentonó al merengue, sabiendo que lo sucedido podía ser un antes y un después en el encuentro.

Cuarto factor. Corría el minuto 51 y Karim Benzema saca provecho de una salida en falso con las manos del arquero del Liverpool Loris Karius. Terrible golpe, inesperado, y sobre todo por la manera en que se dio, el primer pensamiento que se viene a la mente es que para el equipo fue un balde de agua fría, pero más aún para el portero de Liverpool. Una situación que se vio calmada gracias a Sadio Mané que logra el empate 4 minutos después. En ese momento se pasa de una situación extrema de desconcierto a la euforia total, volver a la normalidad y de pensar en que el partido se puede sacar adelante, amén de su máxima figura.

Llegó el gol de Gareth Bale, de esos que quedan grabados en la retina del amante del fútbol, y ahí otra vez, la palabra que describe ese momento en la cabeza de los jugadores del Liverpool es desazón. Es imposible no pensar lo que estaría sucediendo interiormente en Loris Karius, quien en esta jugada nada pudo hacer, todo se transformó en impotencia. Quedó reflejada hasta por quien entonces fue el mejor jugador red Sadio Mané, quien fue a buscar dos veces a Sergio Ramos de manera consecutiva que denotaban el enojo del momento que le tocaba vivir.

Para finalizar, nuevamente Gareth Bale, dispara desde muy lejos, como entendiendo la situación del portero rival en ese momento, era la situación justa para sacar provecho, y así fue. Una mala respuesta de portero, que lentamente observó ingresar el balón en su portería. euforia para algunos, desolación para otros.

Como hace una persona para sobreponerse a tales errores, esto no es lógica, y no todos reaccionan de la misma manera ante situaciones adversas, y de tanta exposición mediática.

Ardua tarea para la psicología, quien logrará que este ser humano se sobreponga para seguir adelante, y que lo vivido en la final sea solo un lamentable recuerdo. La resiliencia de Karius y de todo el Liverpool deberán verse reflejadas a partir del próximo curso, donde tendrán los mismos retos que en esta temporada.

Autor: matiasmartinez23

La actitud no se negocia.

One thought

  1. Es como decís en el articulo, Liverpool recibió dos trompadas al mentón (lesión Salah y error de Karius)y se pudo levantar y darle pelea al Madrid pero como en los buenos autos o los buenos vinos pasa con los jugadores. Bale es de alta gama, y lo digo no porque la pelota se termino metiendo , es porque su valor de mercado esta en tener la capacidad física y de calidad para pensar que como Ronaldo frente a la Juventus el también tiene esa capacidad de ser tan determinante. El modo espectacular del segundo gol , fue una demostración sobretodo de jerarquía

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s