El arquitecto de Madrid

Ya tiene 32 años, es un jugador de altura promedio, casi baja, no tiene una cara para ser la imagen de una marca de shampoo anticaspa, ni un celular de última generación. Pero cuando se habla del Real Madrid de Cristiano Ronaldo o Sergio Ramos, obviamos al enorme jugador croata. Luka Modric es tan participe de los campeonatos europeos ganados por el Real Madrid, tan culpable como los mencionados. Es que, para que se hagan una idea, ¡Luka no queda eliminado en Champions desde 2013! Aquel póker de Robert Lewandowski para el Borusia Dortmund de Jürguen Klopp, y un Real Madrid de José Mourinho fueron testigos de la última eliminación de Luka en Copa de Europa, ante Juventus, en 2015 Luka no participó y vaya que Real Madrid sintió el golpe de su juego.

Para hablar o intentar analizar tácticamente el juego del “arquitecto” de Real Madrid, debemos hablar de la construcción del juego. ¿En qué se basa este equipo para crear juego? En primer lugar, debemos comprender que el equipo blanco juega en corto en la zona central del campo, sin necesidad de regalar la posesión del balón. En ese apartado, obviamente aparece Modric. El ex Dinamo Zagreb básicamente no pierde balones, tiene un promedio de un balón perdido (desposeído, que le roban el balón para ser exactos) en la presente temporada y luego un acierto de pases de casi el 90%, por lo que el pasaje del balón por sus pies prácticamente siempre tendrá el destino deseado. Y, en segundo lugar, el Real Madrid debe ser de los equipos top de Europa que más utilizan el cambio de banda para lograr múltiples ventajas. Al hacer bascular al equipo rival se encuentran zonas ciegas, y espacios a explotar por los jugadores de la banda que inicia el cambio de frente, pero además logra así utilizar el sector más hábil del equipo. Normalmente el cambio más utilizado es de derecha a izquierda, de Luka a Marcelo.

Por lo que comprendemos la importancia que tiene en el equipo la participación de Modric en la creación del juego madridista. Además, su importancia ha radicado en su capacidad para ocupar los espacios con inteligencia, sobre todo cuando el equipo no tiene la posesión. Y en este UEFA Champions League lo hemos visto cumplir dos roles bien diferentes en este sentido.

El más habitual, el que nos tiene acostumbrados tiene que ver con cerrarse, desde la posición de interior derecho o más bien de mediocampista orientado a banda derecha hacia el centro, intentando bloquear las vías de conexión entre los mediocampistas y delanteros rivales. Sin tener la dureza de Casemiro, pero si la capacidad e inteligencia de posicionalmente ser un jugador sumamente importante. Asimismo, lo pudimos ver en el último duelo ante Bayern Münich en el Santiago Bernabéu, ocupando una posición que normalmente utiliza en momentos durante los partidos, la zona del interior derecho.

La ausencia de Dani Carvajal y la aparición de Lucas Vásquez en su lugar hizo que Luka realizara la mayoría de las coberturas en banda derecha, pero por sobre todo cumplió con la función de apoyo para que su compañero de banda no quedara 1vs2 cuando el Bayern jugara sobre ese lugar. Y si bien al principio, Lucas fue dominado y desbordado por el caudal de juego bávaro, con el correr de los minutos el rendimiento del internacional español fue mejorando ostensiblemente, siendo coincidente con el buen rendimiento del croata que jugaba por delante suyo.

Pero no todos son rosas para el ex Tottenham Hotspur. En los duelos ante Bayern Münich también pudimos ver las múltiples falencias en relación a espacios vacíos que ha dejado Real Madrid y que los de Heynckes jamás pudieron aprovechar al máximo. El espacio normal, habitual es a la espalda de Marcelo. El lateral brasilero se proyecta en ataque constantemente, y deja una auténtica estancia a sus espaldas. Y esto genera un descalabro de un cierto orden, dentro del caos defensivo que aqueja a Real Madrid a la hora de cuidar sus espacios entre línea y entre carriles.

Lo que hemos observado es que los de Zidane adelantan su línea de mediocampistas en una presión alta no siempre exitosa, pero la defensa a excepción de Marcelo normalmente y Sergio Ramos cuando presiona encima del centrodelantero rival, deja un espacio bastante considerable entre los otros miembros de la defensa y del mediocampo, presión que es fácil de romper con pases filtrados y ataques a los espacios (especialidad en el Liverpool de Klopp). En esta situación Luka Modric, como hemos comentado antes intenta ocupar espacios, pero muchas veces si incapacidad para poder retroceder con más criterio (él y sus compañeros) deja un gran espacio en tres cuartos defensivos.

Resumiendo, Luka Modric puede ser clave mañana. Y esto no es novedad para nadie que haya visto algo de fútbol esta temporada, pero si es una linda incógnita saber dónde va a gravitar más el croata. Si con el balón en los pies, orientando el juego a banda opuesta o mismo juntándose con Toni Kroos en el centro o, dejando muchos metros a sus espaldas, para que puedan ser explotados por la velocidad incontrolable de Sadio Mané. Bayern Münich mostró todo el tiempo los caminos a utilizar para vencer el Real Madrid, pero no lo pudieron aprovechar, veremos si Liverpool y Klopp si lo pueden hacer, lo que sí es una certeza es que el partido de Luka Modric siempre es digno para ver y analizar.

Autor: Alex Machado

Orgulloso Profesor de Geografía. Fundador de Detrás Del Arco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s