Ajax, Bayern y ¿Real Madrid?

Entre 1970 y 1976 el espectro de campeones de la vieja Copa de Europa quedo limitado a tan solo dos equipos, primero el Ajax de Ámsterdam con tres títulos y luego, otros tantos del Bayern de Münich. El equipo de Rinus Michels fue el primero tras aquel Real Madrid de las primeras cinco Copas de Europa de encadenar más de dos triunfos consecutivos, Panathinaikos, Inter de Milán y la Juventus de Turín fueron sus víctimas en las finales y bajo unos parámetros de fútbol no vistos hasta el momento pudo dominar a su antojo el fútbol continental. Luego el gigante alemán primero con Udo Lattek como entrenador y ya las otras dos con Dettmar Cramer logró lo mismo, alcanzar un tricampeonato.

Es entendible, la final del Mundial de 1974 de aquella época fue entre las dos escuelas, la holandesa y la alemana con los emblemas de ambos clubes en cancha. Era claramente el duelo que definía los estilos imperantes, además conjugaba a los mejores jugadores.

La nueva UEFA Champions League trajo consigo una paridad brutal a nivel continental, salvando algunas excepciones hemos tenido un campeón diferente año a año y muchos clubes han optado por el título de mejor equipo europeo, no obstante, nadie ha podido repetir a la hora de levantar la copa. Es que se ha vuelto tan parejo y tan complejo mantener el nivel que competir al máximo nivel, con la intensidad necesaria y además generar los mecanismos para renovarte sin perder la identidad, se ha hecho una tarea por demás engorrosa.

Aquellas gestas del Ajax de Michels o del Bayern de Lattek-Cramer quedaron muy atrás en el tiempo, pero este sábado, podremos ser testigos, tal vez de algo con un valor enorme. Real Madrid con Ancelotti primero y con un estilo determinado, y con Zidane luego, que ha sido continuista de lo hecho por el italiano, pero además ha tenido que reformar aspectos claves del equipo, pero sin perder su capacidad competitiva, este fin de semana puede ser clave en ese aspecto. Podremos disfrutar de una muestra más de lo que hemos hecho hasta ahora, observar a un equipo como un enorme “bicho competitivo” que no ha cedido un ápice de intensidad en las rondas finales de los últimos tres torneos y que, nuevamente está en las puertas de un título, el tercer consecutivo en caso de ganarlo.

Aquellos equipos de los setenta contaban con figuras rutilantes que eran los reales protagonistas y los nombres propios de los títulos, a repasar de algunos: Krol, Neeskens y Cruyff en Ajax y luego Breitner, Beckenbauer y Müller en Bayern Münich, son jugadores totalmente identificados con el éxito, con la capacidad de ganar y de imponerse a los distintos estilos que se le plantaran adelante, y a distintos ritmos de juego.

Este Real Madrid también tiene esa misma capacidad, la de tener nombres propios que han dominado la competición en todos los aspectos de la misma, desde su juego y estrategia hasta la parte más espiritual de las fases decisivas. Hace un tiempo, cuando Juventus estuvo bastante cerca de quitar del camino al Real Madrid me tocó escribir sobre la “capacidad de supervivencia de este equipo”. Y cada vez estoy más convencido de que esa capacidad de supervivencia, ese “hambre de gloria” que no cesa es en gran parte culpa de estos jugadores, en mi caso, quiero detenerme en: Sergio Ramos, Marcelo y Cristiano Ronaldo.

Estos jugadores han sido a comparación con aquellos de los setenta los dominantes de todas las situaciones límite a las que su equipo se ha enfrentado en la Copa de Europa, basta con repasar esos momentos para comprenderlo e interiorizarse al respecto, sea por goles propios o por evitar ajenos.

Lejos se está en este artículo de intentar engrandecer lo que ya es grande, no podemos negar lo que han hecho este grupo de jugadores a nivel europeo en los últimos años, participando de cuatro de cinco finales en el último lustro. Si bien no han marcado un camino en relación a su estilo de juego, si han tenido la capacidad de ganar y realmente, hoy por hoy, el mantener esa capacidad es tan difícil como la de ganar con equipos tan diversos, como aquel de Ancelotti que corría la cancha con los lanzamientos largos de Xabi Alonso y con Ángel Di María y Gareth Bale por bandas a este, más pausado que juega al ritmo de Luka Modric y Toni Kroos, y en donde puede aparecer un veterano delantero como Cristiano Ronaldo o jóvenes pujantes como Marcos Asensio. Amén de todo esto, Real Madrid este sábado va por ponerse a la misma altura de aquellos equipos de los años setenta, vaya que podemos ver un acontecimiento brutal este sábado.

Autor: Alex Machado

Orgulloso Profesor de Geografía. Fundador de Detrás Del Arco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s