Peñarol y una historia repetida

Peñarol volvió a fracasar por sexto año consecutivo quedando eliminado en la fase de grupos de la Copa Libertadores de América, y se tendrá que conformar con clasificar automáticamente a la Copa Sudamericana.

El sueño de la sexta copa en las vitrinas aurinegras parece quedar cada año más lejano y queda en claro que el cambio de entrenador no es el problema ni la solución.

Desde la disputa de la copa del año 2000 hasta la actual, Peñarol disputo 92 partidos de los cuales gano 33 encuentros, perdió en 45 ocasiones y empató los restantes encuentros.

En el 2000 los aurinegros quedan en segundo lugar en la fase de grupos debajo de Boca Juniors. Seria eliminado en octavos de final de la mano de Palmeiras (equipo que llego a la final de ese año ante el equipo de Carlos Bianchi) En el 2001 quedó tercero atrás de Vasco de Gama y América de Cali, al año siguiente vuelve a dar una actuación aceptable alcanzando los cuartos de final y quedando eliminado a manos de Sao Caetano por penales.

Hasta el año 2005 quedaría eliminado en fase de grupos y primera fase, desde el 2006 hasta el 2008 no ingresaría a la Copa Libertadores de América. En el curso del 2009 nuevamente eliminado en primera fase esta vez ante Independiente Medellín, en 2010 no formaría parte de la copa y en el 2011 llegaría a la tan deseada final.

Tras en el camino al último campeón en su casa (Internacional de Porto Alegre) eliminar a Vélez en semifinales en un muy recordado partido de vuelta en Argentina, llego nuevamente a mirar la copa desde cerca con un gran rival como lo fue el Santos de Neymar.

Ese año fue lo más lejos que llegó el futbol uruguayo en Libertadores desde el año 1988, ocasión que tuvo a Nacional como ganador del certamen venciendo a Newell´s Old Boys de Rosario.

De los siete entrenadores que pasaron desde el 2000 hasta hoy en día, el más recordado, más allá de la campaña que logró fue Diego Aguirre, por la velocidad, juego y la capacidad que tenía él y su equipo para leer los partidos. La pregunta en el caso del aurinegro es; ¿Realmente el problema todos esos años fue el entrenador y jugadores?

Peñarol llegó a tener hasta dos entrenadores en un mismo año, sin lograr los resultados esperados, grandes nombres posaron con la camiseta amarilla y negra y no se llegó a lo que se esperaba. En el fútbol sudamericano son muy pocos los casos en donde se respetan los procesos de los entrenadores, así como el de los jugadores, el ansia por vender grandes promesas a Europa los lleva a que once jugadores no duren más de seis meses juntos.

Como preparación a esta edición de la Libertadores. Peñarol lograba un gran campeonato uruguayo tras remontar a los equipos punteros estando 12 puntos, también consiguieron la Supercopa Uruguaya ante Nacional.

Lo previo a esta copa prometía y dejaba soñar a sus hinchas, pero la ilusión duro poco con los planteos del entrenador aurinegro al tiempo de jugar de visitante sus tres encuentros por el grupo.

Con un pobre planteo de táctico de tan solo un delantero sin capacidad goleadora y el resto del equipo resguardado esperando el error rival, el conjunto carbonero se quedó sin gusto y le dio lugar a sus rivales para que jueguen con total tranquilidad y se posicionen en puestos de octavos. Desde el 2000 hasta ahora el error nunca vino de los jugadores, ni toda la responsabilidad es del entrenador o de los lesionados de turno, las malas decisiones al momento de comprar y la poca paciencia de los dirigentes a cargo no dejaron florecen ningún tipo de proceso y recompensa del mismo.

Nombrar a los diferentes entrenadores es en vano por el motivo de que internacionalmente ninguno logró nada que pasara el subcampeonato, los números no mienten y menos los que hace años sufre Peñarol, nuevamente otra vez la misma historia en las páginas de un diario.

Al club campeón del siglo xx le queda la Copa Sudamericana como premio consuelo, ¿se volverá a confiar en el entrenador? ¿O comenzará nuevamente la danza de nombres?

2 thoughts

  1. Aunque no tuvo exigencia, el partido con The Strongest en el CDS estuvo muy bien planteado, con variantes tacticas que hicieron jugar a jugadores como el Maxi Rodríguez, que parecía que no levantaba las patas ni por decreto. Este Peñarol en concreto puede mucho más, pero se prefiere estancarse al fiasgo del 4-4-2 con un 9 bien de área y al rosarino perdido en la cancha. Ah, y Fidel no es 9, es puntero. A huevo se gana 1 o 2 partidos, no los 6 del grupo.

    Le gusta a 2 personas

  2. A mi parece estoy de acuerdo con los comentarios de FeAssanelli. Hay errores tácticos de Leo Ramos que se conjugaron con malos rendimientos individuales. Creo que es un error depender de un tipo de la edad de Maxi Rodríguez donde los momentos de esplendor durante 90 min son más esporádicos. Luego si, el mal uso de un tipo que podría ser clave como Fidel Martínez… demasiados errores como para merecer el premio de seguir en Copa Libertadores.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s