Las claves de un Manchester City de 100 puntos

Lo volvió a hacer. La temporada anterior fue un fracaso total, y con la cantidad de millones que se habían invertido hasta el momento, la gente no tardó en decir que se terminó su era, que la Premier League no era para él, pero este año se la puso en el bolsillo, como lo hizo con la Bundesliga y La Liga dirigiendo al Bayern Munich y el mejor Barcelona de la historia respectivamente. El año pasado, los jugadores no pudieron adaptarse a la ideología de Guardiola, pero este año lo lograron a la perfección, y en este caso hablaremos de las claves del equipo que llevaron a lograr otra Premier League con varias fechas de antelación.

Como es típico, el sistema de juego fue un 4-3-3 la gran mayoría de los partidos, a excepción de cuando hizo uso de 2 delanteros para juntar a Agüero y Gabriel Jesus. La estrategia, la de siempre, intentar dominar la pelota para que el rival no vea chances de hacer lo suyo, y por lo tanto, también reducirles la moral. Hacen circular la pelota entre los jugadores que están en constante movimiento, haciendo que el que tenga el balón, tenga siempre 2 opciones de pase seguro adelante suyo, más los posibles desahogos detrás.

Para hacer esto, es necesario jugar la pelota a ras del piso, pero para generar la jugada desde el arco, esto significa un gran peligro. Peligro que no sufrieron los “Ciudadanos”, porque en el arco estaba Ederson, un fichaje de cerca de 35 millones al Benfica que les trajo ese juego de pies que tanto le gusta a Pep. A pesar de su juventud, tuvo gran protagonismo. Su juego hace recordar al de Busquets en el mediocampo “Culé”, saliendo de debajo de los 3 palos para servir de apoyo para los defensas y efectuando pases excelentes, evadiendo la presión de los delanteros rivales. También, el brasileño goza de gran potencia y precisión en los pases largos, algo que hace recordar también a Xabi Alonso. Con apenas 2 pasos de carrera, es capaz de dar un pase pasando la media cancha, algo poco visto. Según los números, Ederson hace de 30 a 50 pases por partido, teniendo una efectividad de más de 80% en ellos, algo considerablemente alto para un golero. Atajando no es menos, ya que también tiene un promedio de 2,5 atajadas por gol encajado entre liga local y Champions League. Sin duda, pieza clave, y quizás, entrando entre los mejores goleros del mundo.

Otro factor importante fue el uso del mediocentro Delph como lateral izquierdo. A falta de Mendy que tuvo una lesión grave a inicios de temporada que lo dejó fuera hasta estos días, Guardiola se decide por un jugador de otra posición, para aportar más a su estilo de juego que a las funciones naturales de los carrileros. Como dije, el inglés es originalmente volante todoterreno, por lo que cumple roles de un “box-to-box”, y como todo volante, sabe tocar el balón. Sus capacidades defensivas ayudaron a cubrir su posición, pero el deber fundamental que tuvo Delph fue asociarse con los volantes para generar más circuitos de juego por el medio, y sobretodo apoyar las transiciones defensa-ataque, saliendo por la banda y desbordando al medio.

Una de las piezas fundamentales que tuvo en sus fantásticos años al mando del Barcelona fue el juego de Busquets suelto entre la defensa y la zona de volantes, para marcar y entregar limpia la pelota. Algo parecido encontró este año en Fernandinho, quien cumplió perfectamente en la marca y fue crucial también en las transiciones al ataque.

Cuando un equipo es campeón, es porque todos lograron un rendimiento formidable que los llevó al logro, pero en esos equipos siempre hay un jugador que destaca, teniendo un nivel por encima del esperado. En este caso, el pilar del Manchester City fue De Bruyne. No es revelación, ya que sus capacidades son más que conocidas, pero este año fue el suyo. Fue el jugador portador y distribuidor de la pelota, el que actuó más cerca del área de todos los volantes, y a grandes rasgos, fue el que hizo jugar al equipo. Actuó tanto de enlace por detrás de los 2 de arriba como de punta por afuera, pero su juego es más lo primero, habilitar a los de arriba e incorporarse a ellos cuando tenga la oportunidad. Esta temporada destacó especialmente por las asistencias, donde comparte la punta de la tabla con su compañero Sané, y a un paso de ellos Sterling y el “Chino” Silva, otros dos jugadores “Ciudadanos”, claro ejemplo del estilo de juego de Guardiola.

Para terminar, los gustos que tiene Pep por las bandas son jugadores muy rápidos y explosivos, cualidades que encontró en Sané y Sterling, ambas balas que compartieron ataque junto al “9” elegido. Son muy jóvenes, pero dieron muestra de estar a la altura, ganando en velocidad, desbordando y, como acabamos de ver, asistiendo. A su vez, ambos progresaron de forma notoria en su fútbol de la mano del DT catalán, y probablemente sean de los mejores en el mundo en sus posiciones actualmente. Aprendieron el estilo de tocar y buscar espacios, y combinado con sus cualidades, fueron imparables. Gran preparación de cara al Mundial también.

Un equipo campeón no surge porque sí, sino que tiene toda una estructura y trabajo detrás, algo de lo que pudo gozar media ciudad de Mánchester a final de temporada. El “filósofo” sigue conquistando ligas y agrandando su leyenda en el fútbol…

Autor: Federico Rodríguez

Cabeza fría, corazón caliente, la pasión es lo primero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s