Nacional a dos frentes

Se acerca para Nacional un momento decisivo, probablemente (y naturalmente) uno de los más importantes del año, el primer paso para soñar con la gloria continental. Hay que pasar a como dé lugar la fase de grupos, y justamente esto, se plantea como un desafío. Pasadas ya 3 fechas del fixture, se encuentran en último lugar, con apenas 2 puntos logrados (uno en el partido más “perdible”), terminando a 2 puntos de Garcilaso y Estudiantes. Aunque el panorama es bastante negativo, todavía hay posibilidades accesibles de dar vuelta la situación, pero para esto, hay que aplicar algo diferente a lo que se viene proponiendo hasta ahora por copa.

Una de las ventajas que tiene el equipo, es la capacidad de recambio de buen nivel, y poseer jugadores que puedan desempeñarse de gran forma en diferentes posiciones, algo difícil de conseguir y que es ideal para encarar la doble competencia que es obligatoria de pelear para todo cuadro grande. Un 4-2-3-1 suele plantear Medina, con dos volantes centrales completos y polivalentes, dos punteros rápidos con ida y vuelta y Viudez, otro puntero con desborde liberado por detrás de Bergessio, un delantero de área definidor. En el banco, tienen por medio del “Papelito” Fernández, la opción de un delantero más creador y velocista, que es capaz de lograr jugadas por sí solo generando lejos del área o peleando con los zagueros rivales. Sebastián Rodríguez puede hacer de punta con ida y vuelta o de enganche, y Arismendi, actualmente relegado al banco de suplentes gracias a las sorprendentes actuaciones del juvenil Oliva, de doble “5” recuperador o inclusive de zaguero. Barcia, Bueno, De Pena, Zunino y el ya mencionado Viudez, se pueden mover por todo el frente de ataque, e incluso algunos, pueden jugar de laterales y de volantes centrales. Es increíble la cantidad de variantes que posee el “Cacique” en su plantel para encarar 2 partidos por semana en los que está obligado a ganar.

Primero comenzaron con un partido débil y con poco juego claro, luego, no pudieron sobreponerse al juego brasileño y en la última ocasión, rescataron un punto valioso en la altura de Perú. Están en pelea, pero la mentalidad tiene que ser otra más ambiciosa si se quiere llegar a los Octavos de copa. Algo parecido a lo que lograron el pasado fin de semana frente al rival de todas horas por el Apertura uruguayo, Peñarol.

El clásico del Fútbol Uruguayo fue la mayor muestra de firmeza que demostró Nacional en su juego en meses. Le cerró absolutamente todos los caminos a un Peñarol que, ante la falta de ideas y las pocas opciones que le daba el rival, atinó a la suerte, y luego del gol del capitán “Cebolla” Rodríguez, intentó calmar el partido, pero efectuó tarde los cambios necesarios, y Medina ganó el duelo en mitad de cancha en la última media hora. El empate se veía venir, y se dio, de la mano de una jugada que se venía repitiendo hacía rato, los centros a las espaldas de los laterales. Fue un partido en donde se cerraron todos los caminos para ambos, pero que Nacional pudo lograr abrir algún espacio de a ratos, y estuvo en diversas ocasiones con la posibilidad de ganar el partido, pero no las aprovechó.
Con esta cara, Nacional deberá seguir administrando fuerzas como lo viene haciendo de gran manera, y hacer pesar la localía por Libertadores, frente a equipos de menor calibre como lo es el Real Garcilaso. Para la fortuna de los bolsos, esta cara es la ideal para ir en busca de otro granito de arena para el sueño de ser los Libertadores de América

Autor: Federico Rodríguez

Cabeza fría, corazón caliente, la pasión es lo primero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s