Por un lugar en Kiev

Hace exactamente diez años que el Liverpool no llegaba a una instancia tan avanzada en la UEFA Champions League, aquella vez cayendo a manos de un poderoso Chelsea que perdería la final por penales con un temible Manchester United liderado futbolísticamente por un joven Cristiano Ronaldo. Tras faltar a la máxima cita europea por varios años, la curta posposición obtenida en la pasada Premier, lo dejó en los Play-off, donde sin despeinarse sorteó a un pobre Hoffenheim; allí arrancaba la conocida historia que deja a los de Klopp en semifinales, dejando rivales al costado de gran talla, como el campeón inglés. La pregunta más importante que nos hacemos es cómo y por qué logró el equipo del seleccionador alemán llegar al lugar de privilegio donde se encuentra hoy.

Hace no tanto, hablábamos de un desequilibrio en el equipo red, desde aquel día, al día de hoy el equipo inglés a trabajado y mucho en ese aspecto y si bien sigue siendo el punto más flaco del equipo se nota una gran mejoría, principalmente con la contratación del espigado zaguero central Virgil van Dijk.

De atrás para delante el equipo formaría así el día martes en el mítico estadio de Anfield con su gente, nunca solo:

Loris Karius, quien le ganó la pulseada a Simon Mignolet, llegó para ser el titular pero errores puntales los llevaron a la banca, jugaba solo por Copa y rápidamente quedaron afuera, ante un bajón del belga volvió a tener oportunidad y esta vez no la desaprovechó; el joven alemán tiene una gran salida en corto con los pies -en UCL tiene un promedio de 12 pases cortos acertados y 0 desacertados-, y bajó palos es un gran portero, le flaquea un poco la salida a cortar centros y los pases largos. Por el lateral derecho -a pesar de la recuperación de Clyne- seguramente diga presente el joven ex-filial Trent Arnold quien viene de muy buenas performances, si bien su punto alto es la subida, últimamente se lo ve mucho más concentrado y preciso en la marca. Por la otra banda aparecerá el joven escocés Andrew Robertson, quien llegó del Hull City para pelearle el puesto a Alberto Moreno y ante la lesión de este se adueñó del carril yendo de menos más y teniendo hoy día un nivel muy alto y siendo una fija en la defensa de Klopp. Los zagueros serán van Dijk y Lovren, el capitán de la absoluta neerlandesa llegó para ser la referencia defensiva más importante del equipo y desde que llegó lo ha salido, le aporta la equipo salida con pelota limpia continua, muy buen juego aéreo -que le hacía mucha falta- y gran nivel para intersecciones de balón; a su lado estará Lovren quien se gana el puesto ante la lesión del germano-camerunés Joel Matip quien a priori sería el compañero de zaga del defensa más caro del mundo, el croata a cuajado bien en el equipo, es un zaguero que si bien no es de elite al costado de Virgil ha sabido congeniar y tener correctas actuaciones.

En el medio el sub capitán y el capitán, Milner y Henderson respectivamente son fijas; el primero es el líder de asistencias en esta Champions con 7, este dato demuestra que no solo marca sino que juga y hace jugar, muy agresivo en la marca y muy criterioso con el trato del balón; Henderson, sin embargo no brilla tanto en el ataque y hace todo el trabajo sucio, se mete entre los zagueros si es necesario, intenta llenar el espacio a espaladas de los pivotes y delante de los zagueros para no permitir que el equipo rival lastime en la zona central; a su vez, ambos tienen la difícil pero clásica tarea de un pivote: tapar agujeros. Si el lateral demora en bajar, lo cubren, si el zaguero se va arriba y no baja, lo cubren, si el zaguero se va a ocupar el espacio del lateral, lo cubren. En fin, dos tan grandísimos como experimentes pivotes, claves en el equipo. Ante la lesión de Emre Can, quien los acompañe sea tal vez la única duda, pero con la llave que hizo Chamerlain ante del City será muy difícil sacarlo del equipo, a pesar de que Georgino Wijnaldum atraviesa también un gran momento. El inglés puede llegar como media punta por detrás del 9 o bien tirarse a la banda para enganchar al medio, es un gran asistidor y creemos es por quien se decantará Klopp. Georgino, sin embargo, aporta mucha más marca pero quita juego, a pesar de que no es ningún negado con el balón tiene menos virtudes ofensivas que el ex Arsenal.

Arriba no en vano es el equipo más goleador del torneo con 33 goles. Mané-Firmino-Salah, 7, 8 y 8 goles respectivamente, es decir casi el 70% de goles del equipo repartidos en tres jugadores, tal vez estemos ante una de las tripletas más temibles de la historia, desde la MSN que protagonizaron Messi-Suárez-Neymar no se veía algo similar. Se entienden tanto que todo el tiempo intercambian posiciones, en principio va Mané por izquierda, Firmino por el centro y Salah por derecha, pero Salah queda de 9 gran parte del tiempo, Firmino se tira a la banda sin dificultad alguna y Mané es capaz de hacer un recorrido brutal pudiendo ser extremo, volante o carrilero. Salah es el número uno en carrera por la bota de oro, 31 goles en 33 partidos, datos que asustan a cualquier rival.

El esquema planteado por Klopp será sin duda un 4-3-3 pero que durante el partido pueda cambiar a un 3-3-1-3 o incluso a un 4-4-2 según las circunstancias del cotejo. En el sector donde deberá cuidarse más es en el juego aéreo, pues Roma es el equipo con más promedio de duelos aéreos ganados por partido (59,6%) y puede hacerle mucho daño si los reds no están 100% concentrados. La motivación es mucha para ambos lados y el lugar de privilegio en Kiev es el anhelo de todos.

Autor: Manu Tadeo

Amante del fútbol...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s