Cuatro equipos, un título.

Ya se puede ver más de cerca el final del camino. Tenemos los clasificados a las semifinales de la Champions League sobre la mesa, y los cruces que les corresponden. Para llegar a esta instancia, pudimos presenciar de todo. Desde remontadas históricas hasta polémicas, y equipos que lograron avanzar después de muchos años a esta fase. Todos con diferentes estilos de juego, y armas muy interesantes que usarán para lograr un lugar en la tan soñada final.

Bayern Múnich:

Comenzamos con uno de los partidos menos equilibrados futbolísticamente, y que, a todo pronóstico, logró el pase el equipo que se esperaba. Enfrente tuvo al Sevilla, equipo con poca relevancia histórica en la copa, y de usual presente en su liga local, pero que por el camino dejó afuera a un Manchester United decidido a pelear hasta el final. Los dirigidos por Montella utilizaron un 4-2-3-1 con un medio del campo equilibrado entre músculo y buen trato de balón, para ser jugado hacia los 4 hombres ofensivos, que tenían como virtud principal la calidad técnica por sobre la velocidad. Ben Yedder era el jugador destacado, que venía de ser el héroe frente a los dirigidos por Mourinho en los Octavos, haciendo 2 goles saliendo del banco. En el primer partido, el sueño se puso latente con el gol de Sarabia, pero un gol en contra y otro de Thiago les apagó las luces, que luego no pudieron volver a encender en el segundo partido, que terminó sin goles. Los alemanes, que tuvieron a un James Rodríguez en ascenso futbolístico y la vigencia de Ribery y Robben por las bandas, pudieron controlar la rebeldía sevillista y quedarse con la serie. Un equipo que juega con el clásico 4-3-3 con mucha capacidad ofensiva, teniendo a dos de los tres volantes con virtudes de ataque y dos puñales por las bandas apoyadas por las constantes incorporaciones de los laterales. Javi Martínez es el aliado de la defensa, quien es capaz también de efectuar un contraataque rápido cuando surge la ocasión. Ya ganaron la Bundesliga (por sexta vez consecutiva), y les toca centrarse en ser los mejores de Europa, ya que, para su fortuna, material no le falta.

AS Roma:

Una de las sorpresas de esta competencia, y es que siempre sucede que un equipo con menos recursos que los demás logra avanzar hasta altas instancias. En esta edición, fue este equipo italiano, que en base a coraje, logró voltear un 4 a 1 frente a un Barcelona candidata al título, por la gran campaña que venía haciendo en el ámbito local por sobretodo, superando el récord de invicto 38 partidos. Dos estilos parecidos, pero con diferentes cualidades plantearon Di Francesco y Valverde. Por un lado, el típico juego Culé, con mediocampos ofensivos y con muy buen trato de balón, aunque con la variante de Semedo y Sergi Roberto, ambos actuando por banda derecha, para poder frenar la sociedad Kolarov-Perotti que sostuvo el conjunto italiano. Por el otro, una zona de volantes a puro músculo, con Strootman y De Rossi defensivamente y Nainggolan intentando generar el juego, como lo hace últimamente. En la ida se pudo ver a Pellegrini en lugar del belga, y luego a Gonalons, que entró en su lugar, este primero más ofensivo y el segundo totalmente defensivo. Nada de esto sirvió, y la idea de frenar la banda izquierda con los dos laterales que empleó Valverde clausuró dicha zona. Pero en el segundo partido, fue dominio repartido, aunque lógicamente, con los romanos buscando el milagro. Volvieron los habituales y los laterales cumplieron funciones cerca de los 2 delanteros alineados, dejando sólo 3 en el fondo, y lograron su cometido. Con 3 goles, dejaron sin reacción a un Barcelona sin ideas, y por la regla del valor del gol de visitante (4-4), la Roma llegó a semifinales.

Liverpool:

Como en los viejos tiempos, peleando la copa de Europa. Enfrente, el casi campeón de la Premier League en ese momento, pero en un cruce pasado entre ambos por dicha competencia, los de Klopp fueron los únicos que le habían podido ganar a los de Guardiola, un dato que elevó los nervios Cityzens. Mohamed Salah como figura del equipo, fue el principal responsable de casi todos los logros del equipo, tanto en el medio local como en Champions. Junto a Firmino y Mané, hasta estas semifinales registran 23 goles en total, una cifra bastante abultada, y es que el principal método de juego de los “Reds” es jugar por las bandas, aprovechando la exorbitante velocidad que el egipcio y el senegalés poseen, que muchas veces sirve de asistencia para el “9” brasileño, que combina agilidad en espacios reducidos y la definición exacta para cada jugada. La zona de volantes, totalmente ofensiva, incluso con interiores capaces de actuar como punteros, y uno en el medio como Milner o Lallana, que tienen como virtudes principales el saber pasar la pelota y abrir el juego. Laterales muy rápidos y jóvenes y unos centrales altos y con mucho físico para complementar. Enfrente, un esquema también de 4-3-3 con jugadores de características muy similares, pero con la estrategia contraria, la cual se basa en tener la mayor posesión posible, por medio de crear triángulos alrededor del que tiene la pelota, para que siempre tenga 2 opciones de pase seguro. El “filósofo” Guardiola volvió a fracasar frente al mejor técnico que tuvo como rival en su carrera, terminando con un global de 5 goles a 1, con una goleada en la ida y una remontada que apagó el sueño del hincha de poder dar vuelta la serie en la vuelta.

Real Madrid:

Ya no hay nada para decir del máximo ganador y actual bicampeón defensor del título, y es que estamos viendo historia. No tienen rival si se habla de Champions. Uno de los partidos más atractivos era el de los “Merengues” frente a la Juventus, que pudo haber sido la venganza de la última final, que se quedó en Madrid. Gran momento en el ámbito local para los de Aleggri, que con la decaída del Napoli se encontraban cada vez más cerca del título, mas no para los de Zidane, que a pesar de empezar a remontar el pésimo arranque de liga, el claro dominador de La Liga era el Barcelona. Para el primer partido, los italianos sufrieron la baja de Pjanic por suspensión, lo que dio lugar a la alineación de Bentancur, que venía de ser titular ambos partidos que disputó Uruguay en la China Cup, haciéndose un lugar fijo en el xi para el mundial. Tampoco fue titular como lo es habitualmente el croata Mandzukic, ya que Alex Sandro fue el dueño de la banda izquierda en el 4-4-2 innovador que planteó Aleggri. Por el otro lado, sólo para el segundo partido fue baja Sergio Ramos por acumulación de amarillas, y su lugar fue ocupado por el joven Vallejo, quien, a pesar de cumplir un buen papel cuando le tocó llevar las riendas del capitán, se le notó poco preciso y nervioso a la hora de hacer jugar el balón. Como hace bastante tiempo, el francés colocó un 4-4-2 con los de buen pie por afuera, para asistir a los dos puntas. Apenas empezado el primer partido, Ronaldo “moja” y pone a los suyos en ventaja. Tras esto, la pronta respuesta de los italianos, que por más que provocaron respuestas reiteradas por parte de Keylor Navas, no pudieron convertir, y en el desorden generado por la ansiedad en el segundo tiempo, todo se vino abajo. Recibieron otros 2 goles y la expulsión de Dybala, quien no pudo con las ocasiones de tiro libre generar peligro alguno, ni por individualidades. Para el segundo partido, el sueño de poder lograr lo que el día anterior había logrado la Roma frente al Barcelona. Apenas comenzado el encuentro, lograron hacer lo que CR7 hizo en el Juventus Stadium, convertir rápido. Fue titular Mandzukic, quien demostró no poder faltar en las citas importantes. Volvió, esta vez por doble partida, convertirle al Real Madrid, como en la final de la edición pasada, y sumado a otro tanto del volante Matuidi, pusieron a los “Merengues” nerviosos de poder sufrir una eliminación como la de su rival de todas horas, pero en el descuento del partido, cuando todo se iba al alargue, un penal polémico para muchos sobre Vázquez, provocó el enojo de medio Turín, pero sobretodo el de Buffón, quien de manera desmedida reaccionó como nunca se lo vió frente al árbitro, y se fue expulsado. Ronaldo toma la pelota, y aislado de toda la discusión, la coloca en un ángulo y manda al Real Madrid a estar entre los mejores 4 de Europa otra vez. La chance de un tercer título continental consecutivo cobra mucha fuerza.

El sorteo enfrentó a los “pesos pesados” a eliminarse entre ellos, lo que nos asegura ver a una de las dos revelaciones en la final, la Roma y el Liverpool. El Bayern vuelve a intentar el triplete y el Real Madrid a hacer historia. De las mejores ediciones de la Champions que se pudo ver en años…

Autor: Federico Rodríguez

Cabeza fría, corazón caliente, la pasión es lo primero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s