A casa con la cabeza gacha

Martes 13 de marzo, Asunción, Paraguay. Faltaban escasos segundos para que el ecuatoriano Roddy Zambrano pitara y la número cinco empezara a rodar. Como ante cualquier encuentro entre paraguayos y uruguayos todos esperamos un partido trabado, friccionado, áspero; con un juego aéreo muy importante y con planteamientos verticales. Así fue desde el minuto uno.

Defensor salió a la cancha con una especie de 4-5-1 que constantemente se modificaba con un 5-4-1. Gracias a la polifuncionalidad de su zaguero/lateral Ernesto Goñi. Un equipo a priori muy sólido en defensa, con un mediocampo mixto y de buen pie con una referencia de área clara pero solitaria.

Cerro Porteño por su parte salió con todo, un 4-4-2 que constantemente se convertía en un 4-2-4 con los volantes pasando al ataque todo el tiempo.

Cerro salió con todo a llevarse a los violetas por delante, a los 30´´ segundos tuvo la primera que se fue por arriba y a los 8´minutos ya estaba por delante en el marcador ante un Defensor muy pasivo, que si bien salió a presionar muy alto siempre lo hizo en inferioridad numérica y nunca logró robar pelotas de gol.

Tras el gol, el ciclón de barrio obrero siguió manejando los hilos del partido teniendo el control del mediocampo. Defensor se vio desconcertado con el gol tempranero y al mismo tiempo no tenía demasiado peso ofensivo para inquietar a los paraguayos. No obstante los carrileros -donde Defensor recarga su juego-, no estuvieron certeros en ese primer tiempo.

Y de esta forma se fue la primera mitad, con un partido muy vertical por parte de ambos equipos y donde Defensor no tuvo –prácticamente- reacción ante el tempranero gol de Cerro.

Para el segundo fue al revés, Defensor salió con un gol casi desde el vestuario, después de un mal rechazo de un defensor y una buena jugada de Suárez, Benavidez logró el empate tal vez sin merecerlo a los 2´ del complemento. Los tuertos levantaron un poco su rendimiento pero ante el empate comenzaron refugiarse, también por la labor ofensiva de los de Zubeldía.

A los 65´ Defensor ya estaba todo tirado atrás, la pelota era de Cerro y Defensor esperaba agazapado para la contra. Los paraguayos con mucha entrega pero poco fútbol lograron a través de pelotas quietas, centros frontales y algún remate de media distancia inquietar el arco del Reyes, pero éste y la defensa estaban muy concentrados jugando un segundo tiempo totalmente distinto al primero, de gran nivel.

Sin embargo, -tristemente para Defensor- en las postrimerías del partido a los 95:40 habiendo adicionado seis minutos el árbitro ecuatoriano le quedó una bola a Churín –en posición de adelanto omitida por el banderillero- que decretó por arriba de Reyes el segundo de Cerro Porteño, el segundo en su cuenta personal y el cierre de un partido muy emocionante pero poco jugado.

Por el lado de Defensor, Cabrera estuvo muy ocupado por la marca y no logró en ningún momento crear juego, los carrileros anduvieron poco, Cougo pasó muy desapercibido, mientras Suárez tuvo más participación pero tampoco tuvo una noche soñada, Benavidez fue de lo mejor junto a Rabuñal pero se encontraron muy solos para ganarle el medio a los paraguayos.

A la postre, podemos decir que Defensor pagó caro refugiarse atrás tan temprano y vuelve a Montevideo, con la cabeza gacha.

Autor: Manu Tadeo

Amante del fútbol...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s