Se ganó el lugar

Un jugador de tranco lento, cansino, pero con una técnica exquisita, una zurda llena de talento. El uruguayo Gastón Pereiro cumple un rol preponderante en el PSV puntero de la Eredivisie. Con pocos minutos en cancha, pero ingresando desde el banco y marcando siempre diferencia.

Tocaba enfrentar a un equipo grande, Feyenoord de Róterdam, dirigido técnicamente por Giovanni van Bronckhorst, en uno de los clásicos neerlandeses.

El mexicano Hirving Lozano se encontraba desafectado de la nómina, tras ser sancionado con la tarjeta roja frente a Heerenveen, en la fecha anterior.

Dada dicha circunstancia, Phillip Cocu decidió insertar al charrúa en el once inicial. Era una oportunidad inmejorable para demostrar merecimientos. ¡Y vaya que lo aprovechó!

Desde el comienzo, a Gastón se lo notó motivado y activo. Comenzó a manejar con criterio la gran mayoría de las pelotas paradas, sean tiros libres cercanos al área, como córners. Con excelente capacidad de visión de juego, más una posible indicación del DT, vislumbró una aparente falencia en la defensa de Feyenoord: la marca en zona. Para eso, ejecutó varios saques de esquina en toque corto, generando así la segunda pelota, encontrando a la defensa saliendo. En una de esas acciones, llegó el primer gol de PSV.

Además, en los free kicks optó por asistir en reiteradas ocasiones a sus compañeros, dejándolos habilitados y de cara al gol.

En el juego, arrancó por banda cambiada, para obtener ese recorte característico de los zurdos. Sin tanto dinamismo, ni pique corto, pero capaz de encajar balones con gran precisión. Y de esta forma, se dio el segundo gol del conjunto de Eindhoven. Un robo en la zona central del campo, que desemboca en los pies de Pereiro, quién en un movimiento se saca la marca y lanza con un pase certero al punta, definiendo este último ante la salida del arquero.

Su zona de influencia, por momentos, estuvo caracterizada por retroceder unos metros, posteando y generando espacios a sus espaldas, capitalizando su gran estatura y físico espigado, rompiendo el esquema defensivo rival.

Con movimientos inteligentes, capaz de desestabilizar con un amague o regate para obtener espacios, tomando, en ciertos pasajes del partido, el papel de lanzador y siendo el primer eslabón de la conducción del ataque. Logró acoplarse de excelente forma al ataque, llegando sin pelota por el lado opuesto al momentáneo ataque. De dicha forma, consiguió su premio, recogiendo un rechazo del arquero contrario y empujándola a la red, curiosamente con la pierna inhábil.

Fue uno de los artífices de la victoria de su equipo, aportando una buena solución para el técnico, obteniendo méritos a futuro, pensando tanto en la liga local, como en Rusia 2018.

Autor: Nico Ravelo

Futbolófilo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s