Ni vencidos, ni vencedores en Belgrado

Noches de copas europeas en Belgrado. Después de mucho tiempo, los dos equipos más importantes de la ciudad y el país llegaban a fases decisivas de alguna competición europea. Mucha expectativa para ambos equipos que jugaban ambos en la condición de local y querían llevar alguna ventaja en sus respectivos viajes.

El día martes, Estrella Roja jugó en el Rajko Mitic más conocido en el genio popular como el Marakana contra el CSKA Moscú, un rival para respetar. Los partidos entre serbios y rusos son afectuosos debido a la gran relación que tienen ambos países. Pero este partido tenía un añadido aparte, ambos clubes tienen una gran amistad por el rival del otro. Estrella Roja tiene amistad con el Spartak Moscú y el CSKA Moscú tiene relación con el FK Partizan. Es por esto que en las gradas también tenían su partido aparte.

Lluvia y mucho frió en la ciudad que trajo como consecuencia que el estadio no estaba lleno pero solo había pequeños huecos vacíos. Bastante bien donde la temperatura rondaba 0°C. El local llegaba al partido sin Guélor Kanga, y en su lugar entraba el debutante Ben Nabouhane. El partido se jugó a un ritmo lento, sobre todo a que ambos equipos jugaban su primer partido tras el receso invernal. Estrella Roja jugó como lo hizo en casi todos los partidos de esta Europa League, esperando el rival y cediéndole la tenencia del balón.

El CSKA Moscú logro tener su primera ocasión a los 10´despues de que Vitinho ingresará al área pero su remate fue a las manos de Bordan. Los rusos intentaban penetrar pero siempre se chocaba con el muro que pusieron los serbios en el fondo y rechazaba todo balón que se cruzaba en el área. Intentaban por abajo con pases entre línea y con centros pero Estrella Roja se las ingeniaba para tirar el balón bien lejos de su portería. También CSKA probó lejos pero si no se iba muy desviado de portería, rebotaba el disparo en un jugador del Zvezda.

DV8KGM4WkAAE6uE[2112]
Entrada del público local al estadio Marakana del Estrella Roja

Usted se preguntará… ¿Estrella Roja jugó mezquinamente de local?, la respuesta es no. Estrella Roja jugó como lo hizo la mayoría de las veces, pelotazo frontal en la búsqueda de los extremos (sobre todo buscando a Radonjic) para salir de contra. A pesar de que las jugabas (pocas) llevaban peligro no lograban terminarlas. Pero a los 35’, después de un rechazo del fondo, los jugadores del fondo del CSKA Moscú no se entendieron y cedieron el balón a Radonjic que empezó su carrera en solitario al arco rival, pero su mano a mano quedo en nada debido a que su disparo fue muy al medio e Igor Akinfeev lograba desviar al córner.

En el segundo tiempo (y con humo de las bengalas de sector del CSKA Moscú), Estrella Roja avisaba, después de un envió del sector derecho, Damien Le Tallec lograba desviar el curso del balón pero los reflejos de Akinfeev hizo que el balón se fuera al córner. El segundo tiempo Estrella Roja apostó por los centros mayormente de la banda derecha. El debutante Ben a los 60’ siguiendo esta fórmula enviaba el balón muy cerca del travesaño. Y Krsticic después de un centro de Ben (que dejó muy buena impresión en su debut) cabeceaba desviado por el palo izquierdo. CSKA Moscú apostaba por tiros de media distancia donde controlaba muy bien el arquero local. En mayor parte el mediocampo y los delanteros no lograban asociarse y en ataque le faltaba decisión en cerrar las jugadas y falto claridad con los pases.

Tanto Estrella Roja y CSKA Moscú terminaron 0-0 donde no se veía disconformidad en ninguno de los equipos. Estrella Roja, tranquilo que no recibió goles de visitante y definiendo de visitante puede imponer su juego. CSKA Moscú tranquilo porque puede definir de local. Los miedos de perder, les ganaron a las ganas de ganar)

Dos días después, su vecino jugaba de local contra el Viktoria Plzen. Con el mismo frio pero despejado se pudo ver el estadio más lleno aunque con algunos huecos puestos por la policía debido a un conflicto con el mando de los Grobaris. Ya sin Everton Luiz (que se fue al SPAL de Italia), el corazón del mediocampo, Partizan apostaba con un 4-4-2 teniendo a Soumah un poco más retrasado a la hora de generar juego y Tawamba solo bajando para bajar pelotazos a sus compañeros.

El primer tiempo se resume en una sola oración… un disparo a puerta. La asociación Jankovic – Soumah originaron la mayor cantidad de aproximaciones pero muy aislada. Zoran Tosic se mostró muy alejado de sus compañeros. Pero cuando aparece, hace la diferencia. A los 35’ logra hacer un pase dejando a Soumah con posibilidad de disparar pero su disparo logró desviarlo el arquero con su pie. Después Tawamba tuvo una ocasión pero muy desviado. Muy pocas ocasiones de gol donde él publicó se hacía preguntas si los goles iban a aparecer en la noche fría en la ciudad.

El segundo tiempo llevo el mismo libreto que el primero, muchas aproximaciones que quedaban en la nada pero finalmente los goles iban a aparecer. A los 57’ tras una mala salida del Viktoria Plzen, Pantic con una gran visión hace un paso en largo viendo la subida por la banda derecha del lateral Vulicevic que logra enviar un centro que a pesar de hubo un desvió en el medio, llegó justo a Tawamba que estaba bien posicionado en el área y fue solo cabecear al arco para marcar el bendito gol y desatando la euforia en el Partizan Stadium.

El visitante no propuso mucho pero en el futbol nunca hay que confiarse de nada. Viktoria Plzen avisaba con Limbersky a los 75’ donde su tiro golpeaba en Mitrovic que se jugó alma y vida para desviar el balón. A los 80’ un centro que parecía que se perdia sobre la línea de meta, aparecía Michael Krmencik que lograba cabecear hacia el punto penal y aparecía Radim Reznik y disparaba sobre el palo izquierdo y que a pesar de los esfuerzos de Stojkovic, los checos empataban y para el Partizan fue un golpe bajo. Después muy poco como en la mayoría del partido. Algunos remates del Pzlen que controlaba Stojkovic. Pero el partido se terminaba 1-1. Desazón para los crnobeli. Rendimiento bajo del equipo y tiene que buscar la victoria como visitante. Panorama negro para el Partizan.

Así terminaban en tablas los dos partidos europeos en Belgrado. Por un lado, más tranquilos por el otro con más dudas. Unos sabiendo que con un empate con goles pueden pasar y otros con la obligación de ganar si quieren seguir con vida. Asi paso la semana con mucho frio y mucho futbol en Belgrado, que a pesar de que hayan quedado ambos partidos en tablas, espera que los dos clubes más importantes de la ciudad sigan en marcha y de esa forma, revolucionarla con las noches europeas de futbol.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s