Un partido para enamorarse

Parece caer como anillo al dedo para los enamorados del fútbol –que somos muchos- el hecho de que el mejor partido de los 8vos de final de la UEFA Champions League 2017/18, entre el Real Madrid y el París Saint-Germain, cayera precisamente un 14 de febrero. El día de los enamorados. En honor a este partidazo, entramos en terreno de noches mágicas disputándose la ida en el Santiago Bernabéu entre estos dos portentos del viejo continente, intentando uno de seguir el camino tratando de lograr su tercera Copa de Europa consecutiva –una barbaridad en esta globalidad futbolística– mientras que el otro, intentado derribar esa pared casi española que siempre se le ha puesto delante en fases definitorias del campeonato en los últimos años. Es decir, el FC Barcelona y en esta ocasión, el Real Madrid. Históricamente se le puede señalar a la Copa de Europa como un torneo fetiche para el equipo de Concha Espina.

Un torneo que muchas veces le ha salvado temporadas o que bien ha servido de catapulta como aquellas eliminaciones consecutivas en la fase que se aproxima de juego. Un torneo que por nacimiento se le ha acuñado al Real Madrid, sirvió, sirve y servirá de forma continua como un cambio de velocidad sobre la marcha ya trazada. Tal cual como sucede en esta temporada, luego de ganar –salvo la Copa del Rey- todos los trofeos en disputa que tuvo.

Las sensaciones de juego, luego de iniciar con las Supercopas bajo el brazo a inicios de curso, han sido tal y como pasa la vida en una montaña rusa. Solo que en este caso, ya sea por bajos niveles individuales, por un ‘plan’ de juego devaluado en teoría, por la poca pólvora de sus atacantes o por el poco recambio desde el banquillo que ha tenido Zinedine Zidane –provocado por sus formas también- han sido más bajos que altos en aquella montaña. Viendo al FC Barcelona en el horizonte de una larga carretera y sin Copa del Rey, las serie versus los de Unai Emery significa casi un impulso o empujón anímico para conseguir lo impensado y lo que agrandaría la ‘flor’ europea.

Se ha hablado mucho desde aquella noche épica que citó en el Camp Nou, de forma triste al PSG, en la cual su actual figura fue la figura de esa remontada que quedará para la historia del fútbol. Uno de los personajes más tocados desde esa noche fue su actual entrenador, Unai Emery. En vísperas al choque estelar se vuelve a rumorear una factible salida si el club parisino vuelve a quedarse sin el torneo que lleva apuntando en el radar hace un lustro casi. Con las llegadas de gente cómo Neymar Jr. o Kylian Mbappé, el actual momento de Di María o la vista anárquica en portería rival de Cavani, se cree que es momento de dar un batacazo que coloque al París Saint-Germain sobre un colchón ‘jerárquico’ al que no se ha podido subir en los últimos años con sendas eliminaciones.

Quizás una de las más retumbantes, la caída en 4tos de final de la 2016/17 ante el Manchester City de Manuel Pellegrini. Está claro que la serie no quedará sentenciada el miércoles –quién mejor que el mismo PSG para asegurar eso- pero sí que serán 90 minutos de estrategias contrapuestas para cada entrenador en búsqueda de crear un mejor ambiente para el partido de vuelta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s