Mendoza le ganó la pulseada a Garnero

Por el máximo certamen continental se jugó en la segunda fase previa un partido que por historia perfectamente podría haberse jugado en fase de grupos o por qué no en octavos de final. Lo cierto es que sus performances en el año previo aquí los depositaron; el rey de copas paraguayo llegó de fase tres, tras eliminar a Montevideo Wanderers mientras que Junior esperaba rival ya en segunda fase. En la ida Olimpia se había impuesto 1 x 0 y eso le otorgaba cierta tranquilidad a la hora de plantear el partido al ex futbolista de Independiente Daniel Garnero; por el otro lado Alexis Mendoza tenía la obligación de salir a buscar el partido, en su estadio, con su gente.

Para profundizar sobre Olimpia: Radiografía del comienzo de la Libertadores

Y así fue, Junior salió a presionar muy arriba, sin embargo, en los primero minutos las salidas de Olimpia fueron muy bien jugadas y con mucho criterio llegando incluso a hilvanar jugadas en ataque que inquietaron al uruguayo Sebastián Viera. Hasta los ´20 minutos de partido si bien Junior logó conseguir la pelota, no lograba generar demasiado peligro al portero paraguayo, intentaba por la banda pero con pocas ideas y sin claridad; en contrapartida Olimpia lograba manejar bien el balón cuando lo conseguía generando posesiones largas que le permitían estirar el partido y el resultado.

No obstante, ese juego “vacío” de ideas de Junior fue tomando cada vez más fuerza cuando se adueñó del centro del campo, algún tiro lejano de Chará, alguna jugada por banda del mimso Chará pero no mucho más. Al mismo tiempo Olimpia comenzó a jugar cada vez más vertical teniendo posesiones más cortas y mucho menos efectivas. En esta coyuntura llega el testazo del volante González después de un centro perfecto de Chará que pone en apuros al equipo paraguayo. Junior siguió haciendo su juego, saliendo con pelota limpia por abajo muy prolija y adecuadamente pero mucho más tranquilo sin la necesidad imperiosa de un gol ya que al menos tenía los penales. Tristemente para los tiburones llegó fuera de todo contexto un gran gol de Camacho que puso las acciones 1 x 1 y cayó como un balde de agua fría para el conjunto local, así se fueron al descanso con Junior obligado a anotar dos goles para meterse en tercera fase.

Al igual que al comienzo del encuentro, Olimpia salió a ser protagonista, a tener el balón y adueñarse del medio campo. Le duró algo así como diez minutos, donde parecía estar más cerca del segundo que Junior de descontar en el global. Pero dando una cucharada de su propia medicina, en el mejor momento de Olimpia llegó el gol de Junior en un entrevero en el área que limpió el 9 Ruiz.

Junior siguió buscando incesantemente el gol que lo metiera en tercera fase, siempre saliendo con la pelota limpia y bien jugada pero descuidándose en defensa ineludiblemente, allí Olimpia tuvo alguna contra pero ninguna clara clara como para cerrar la serie.

Cuando parecía que el gol no iba a llegar Teófilo Gutiérrez, de muy mal partido –hasta ese momento-, que prácticamente no había intervenido en el juego y las pocas veces que lo había hecho lo hizo en fuera de juego o a destiempo, encontró una muy bonita pared con Ruiz y con una definición soberbia venció al guardameta Aguilar y puso el tan ansiado gol que depositó a Junior en la tercera fase. El final fue electrizante pero sin claridad ni jugadas manifiestas de gol.

Y así se fue el Olimpia vs Junior, en un partido muy cambiante muy abierto y muy lindo de ver, sin duda un partido clásico de Copa Libertadores de América.

  • Chará, un distinto

Tal vez ayer no haya sido la mejor noche para el velocísimo puntero colombiano Yimmi Javier Chará Zamora, pero sí dejó en claro que es un jugador distinto al resto.

Comenzó el partido tirado contra la banda derecha asociándose continuamente con el lateral Piedrahita. Con el balón en sus pies siempre quiso encarar y no lo hizo para nada mal, es el clásico jugador que pide el balón y no le pesa, parece que se divirtiera cuando juega.

Si es necesario baja a buscar la pelota, él lo hace, haciendo un desgaste físico aún mayor. Además posee una gran pegada, no en vano es el dueño de las pelotas quietas y hoy asistió en un córner perfecto para el primer gol. Por momentos también se movió como media punta probando continuamente tiros de media distancia.

El único defecto que en la noche de ayer pudimos observar fue que en ese afán por tener la pelota y dar el pase en el momento justo se engolosina no la suelta a tiempo, en ocasiones quizás debería jugar más sencillo. Pero sin duda alguna el Depredador colombiano es, un distinto.

Autor: Manu Tadeo

Amante del fútbol...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s