Guardiola: Posesión por pelotas

Habiendo entrenado a Messi, Iniesta, Ribery, Agüero, Lewandowski y De Bruyne, que destaque a Keita, Mascherano y Xabi Alonso, solo se le puede ocurrir al genio de Santpedor.

Pep Guardiola, siempre asociado a la posesión y un juego más horizontal y pausado, tiene en su método otros elementos más destacables y menos conocidos.

Su máxima es “todo por el equipo y siempre para el equipo”. Pionero en el fútbol europeo en incorporar un equipo nutricionista a su staff, adaptar dietas estrictas a los jugadores y mantener un hermetismo en su vestuario.

Leer más en: Pep Guardiola y la Premier League

Aventajado alumno de la escuela Cruyff, su exquisito gusto por el trato de balón, ir incorporando nuevas líneas de pase y una presión asfixiante, le han llevado al olimpo de la libreta.

Durante su etapa en Barcelona, Guardiola desarrolló un sistema y un esquema que parecía imbatible, pero gran parte de su éxito, no reside en su pizarra, sino en su forma de convencer a los jugadores y exprimir el máximo de ellos. Vídeos motivacionales, charlas motivadoras, un sinfín de recursos que hicieron a Pep tener un crédito de cara a sus jugadores para que confíen en su sistema.

En la pizarra, Guardiola se caracteriza por una obsesión por tener la pelota en su poder, a la vez que atacas, no te atacan, y para ello supo juntar a 2 magos estratosféricos -Xavi e Iniesta- y para conseguir que su sinfonía sonara afinada, un solista al violín, llamado Leo, que alcanzó cotas extraterrestres con Guardiola a su mando.

Otra característica, que hizo temible a ese Barcelona, fue una presión asfixiante, no tanto en intensidad, sino posicional, el rival al recuperar la pelota, siempre tenía la sensación de no disponer de líneas de pases y terminar rifando la pelota y vuelta a comenzar.

Ese sistema, tuvo una gran evolución en Alemania, donde el juego es más físico y vertical, y Pep supo adaptar su filosofía hacia un modelo más vertical. Ahora el equipo iba cogiendo velocidad conforme maduraba la jugada, pasando de una horizontalidad en zonas intermedias, pasando a una gran verticalidad. Ahora en Inglaterra, está asombrando a propios y extraños, pues ha recuperado el nivel de jugadores que lo habían perdido, y elevado a clase mundial a un nombre: Kevin De Bruyne.

Nunca sabremos a ciencia cierta si Pep hace buenos a sus jugadores o son los buenos jugadores los que le dan a Pep su calidad. Lo que está claro es que estar a las órdenes de Pep es significado de mejora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s