Un justo campeón

En la jornada de ayer, el Club Atlético Peñarol se consagró Campeón Uruguayo tras vencer a Defensor Sporting en el Estadio Centenario por penales, luego de igualar 0 a 0 en los 120 minutos de juego.

¿Por qué un justo campeón? Bien, Peñarol tuvo dos facetas antónimas, la del Apertura y la del Clausura. En el Apertura se vio a un Peñarol triste, sin identidad y muy chato en juego, conquistó solo el 62% de los puntos, algo que para un equipo grande está por debajo de la media habitual. Tuvo la peculiaridad de solo perder un partido, pero empatar demasiado –siete encuentros-. El Apertura se lo llevó con justicia Defensor Sporting y dejó en el equipo aurinegro muchísimas dudas, tanto en la dirección técnica, como en los jugadores, el hincha y la dirigencia estaban muy disconformes y lo hicieron notar.

Para el Clausura Peñarol fue otro, el presidente Damiani ratificó al entrenador Leonardo Ramos y “rompió la chanchita” en el mercado de pases, trajo mucho y de calidad, y al mismo tiempo desprendiéndose de jugadores que no entraban en los nuevos planes del técnico y que además –algunos de estos-  tenían sueldos que era mejor prescindir. En fin, el resto es historia conocida; Peñarol ganó 42 de 45 puntos en el Clausura y se lo llevó una fecha por adelantado. En la Tabla Anual arrancó 8 puntos por debajo del líder Defensor y logró igualarlo para llegar a un partido definitorio que venció 1 a 0 sobre la hora; al ganar la final de la Anual, los mirasoles quedaron a un partido de ser Campeones Uruguayos y así fue, pero hay un punto de inflexión para quien escribe y se los comento a continuación.

Juan Pedro Damiani es –hace cerca de diez años- el presidente del Club Atlético Peñarol, su mandato entre muchas otras cosas, se ha basado en la concentración del poder en el mandamás, esto genera que todas las vicisitudes que el club atraviesa suelen caer sobre él. ¿A qué viene todo esto? 13 de agosto de 2017, clásico amistoso por la Copa de Campeones Uruguayos, Nacional vence a Peñarol por un tanto contra cero, a días de comenzar el Clausura el equipo se caía a pedazos, todo hacía pensar que Ramos dejaría el club, pues ya no contaba con el apoyo de la directiva, sin embargo, Juan Pedro, vuelve a hacer una de las suyas y realiza una acto un tanto autoritario y sin demasiada consulta, ante la negativa de gran parte del consejo directivo lo ratificó a Ramos. Ese fue el punto de partida del nuevo Peñarol, por supuesto que eso no fue lo único, la compra de jugadores de la talla de Maximiliano Rodríguez o Lucas Viatri que le dieron grandes réditos también lo son, o la incluida de Dawson en el arco de forma titular y permanente que dio solidez y seguridad a una defensa que no venía nada bien, muchas cosas lo generan pero sin ese primer paso uno no sabe qué hubiera sucedido, y con el diario del lunes, parece haber sido un gran acierto continuar con el trabajo del ex franjeado y no guiarse tan ciegamente por el resultado, como es costumbre hoy en día en el fútbol mundial.

Entonces con un Apertura muy regular y un Clausura casi perfecto, Peñarol fue el mejor, quien más goles anotó, quien menos goles recibió, en definitiva, quien más puntos ganó y fue amparado en los números como un justo campeón.

Autor: Manu Tadeo

Amante del fútbol...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s