Pep Guardiola y la Premier League

La globalización, como fenómeno multidimensional que es, intenta abarcarnos a todos por igual, y salvo algunos casos de comunidades aisladas, así lo hace. Este fenómeno tiene muchísimas virtudes, pero llevadas a cabo de una manera negativa las convierte en defectos que uno quisiera que despareciesen de nuestra sociedad.

Uno de los principales defectos, es la pérdida de culturas locales. Todos queremos ser como los influencers o nos conformamos con ser parte de un trending topic, nuestra vestimenta es la misma que la gente de nuestra edad en la otra parte del mundo, salvando pequeños detalles. Esto genera también, que muchas veces distintos sectores sociales no puedan acceder a todo esto, la falta de recursos es brutal y allí comienzan los problemas.

El fútbol es parte de esta globalización, eso no es noticia. Todos vemos todas las ligas del mundo que se transmitan y con una inmediatez brutal. Y un ítem del mundo futbolístico que se puede ejemplificar con lo dicho en el párrafo anterior es el de los sistemas de juego. Hace 20 o 30 años todos sabíamos que en la Serie A, el fútbol era con un rigor táctico sin igual, que la prevalencia física estaba por sobre el talento (que no escaseaba), sabíamos que en la Bundesliga los equipos tenían un juego muy directo, que los centrodelanteros eran enormes, por encima del metro ochenta y que su portento físico y su potencia de tiro no tenía comparación.

Hoy se ha perdido bastante, se difuminaron las fronteras -otra obra de la globalización- y los sistemas tácticos que son tendencia son los que se intentan implantar en distintas ligas. Si esto hubiese pasado a gran escala -como ahora- a comienzos de los 90, el fenómeno Cruyff hubiese sido aún más brutal y masivo. Pero tenemos su versión moderna y tal vez mejorada. Lo hecho por Pep Guardiola.

La irrupción de Guardiola en el FC Barcelona marcó un antes y un después en el fútbol mundial, a partir de allí, la inmensa mayoría de los equipos piensa en mantener la posesión del balón, buscar el juego de posición, rondos, falsos nueves, en fin, todo el repertorio de lo que ha hecho el catalán en su carrera como entrenador. Como menciono antes, no todos tienen los recursos para ser igual a quiénes son tendencia, entonces lo único que tenemos son versiones desdibujadas del original.

No obstante, no me quiero detener en esto, sino en el poder que ha tenido Guardiola para ir transformando ecosistemas futbolísticos muy arraigados y como ha implantado su estilo. En España lo pudo hacer, pero siempre fue un sitio muy influenciable por la cantidad de nacionalidades representadas en esa liga. En Alemania también pudo hacerlo, aunque ya estaba implantado el germen del cambio. Klinsmann, Löw, Van Gaal (en su paso por Bayern Münich) ya buscaban ese cambio de mentalidad en la Bundesliga y todo el fútbol alemán.

“De ninguna manera voy a cambiar nuestra forma de jugar. Vamos a jugar de la manera que siento. No puedo hacer algo que no siento. Debemos minimizar los errores para conseguir ganar los partidos, pero creo en la forma en que me gusta jugar”

Pep Guardiola en conferencia de prensa – 13 de Diciembre de 2016

Pero Guardiola, ha recalado tal vez en una de las regiones menos influenciables por las tendencias globales. El fútbol inglés. Este fútbol tiene un poder tradicional tan fuerte que los entrenadores que llegan no implantan su estilo. Sino que deben buscar una especie de híbrido entre lo que quieren y lo que pide el fútbol local. Por eso técnicos que no son malos como Frank De Boer o Slaven Bilic han fracasado rotundamente. Y por eso tipos como David Moyes o Alan Pardew pese a fracasar, vuelven a trabajar rápidamente.

Hace justamente un año, el 13 de diciembre de 2016 Guardiola llevaba más de un mes sin ganar y duras derrotas ante Chelsea y Leicester City lo ponían contra las cuerdas, al punto que tuvo que pedir paciencia. No obstante, también comentaba que no iba a claudicar a sus ideas futbolísticas y que no quería perder la identidad, pero que debía minimizar errores, como el atender mejor las segundas jugadas, aspecto sumamente importante en Premier League.

El entrenador catalán además comentaba esto en esa conferencia de prensa: “Entendí el fútbol inglés el día que vi el encuentro entre el Swansea y el Crystal Palace (5-4). Con nueve goles, ocho llegaron a balón parado.”

Hoy podemos afirmar que no mentía, ganó el derbi de la ciudad de Manchester tras dos balones parados, pero además un 15% de los goles hechos por su equipo han llegado de este modo, a su vez, solo recibió 1 gol por esta vía de los 11 que ha recibido el equipo. Nunca un equipo encadenó tantas victorias al hilo en la Premier League, y solo perdió dos puntos en los 16 partidos disputados. Y también, se puede afirmar que la Premier League ha sido fuerte ante Pep Guardiola, él no ha podido cambiar el ADN inglés, pero ha adaptado su idea futbolística a esta liga, y los resultados están a la vista.

Autor: Alex Machado

Orgulloso Profesor de Geografía. Fundador de Detrás Del Arco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s