Mitad verano, mitad en serio

Uno con el trofeo de la Supercopa de Europa bajo el brazo, ganada entre semana al Manchester United de José Mourinho; el otro con todo el horizonte nebuloso tras una salida un tanto inesperada y sucia de Neymar Jr. hacia Paris, mientras se barajan un sinfín de cartas a reciclar con esos tan mentados 222 millones de euros pagados por el todopoderoso y a la vez loco mandatario del club parisino: Nasser Al-Khelaifi.

Ya habíamos visto en Miami –para Ernesto Valverde primer clásico al mando– un partido bastante descontrolado, pero a la vez algo favorable para el blaugrana en cuanto a producción de juego ante un Real Madrid distraído y en preparación para su primer test de la temporada serio, afrontado el martes en Macedonia.

La teórica banda de Aleix Vidal como lateral diestro del Barça, ha sido precisamente ruta de escape y oxigenación del Real Madrid cuando ha podido salir de las cadenas de pases rivales.

Así como en Skopie, Cristiano Ronaldo arrancó el partido en el banquillo y Zidane presentaba –para bien de su equipo- la BBC incompleta. Esto quiere decir qué, la presencia de Francisco Isco Alarcón en el once titular, se realza en escena. En cada partido que transcurre, el ‘22’ merengue hace valorable aun más sobre nota 20, su estancia e importancia para la consecución de buenas actuaciones de su equipo en grandes citas. Hoy en el Camp Nou, no fue la excepción.

La teórica banda de Aleix Vidal como lateral diestro del Barça, ha sido precisamente ruta de escape y oxigenación del Real Madrid cuando ha podido salir de las cadenas de pases rivales. Aquí cabe implicar el dominio de banda de Marcelo, que junto a Isco, han podido estirar al equipo buscando llegar a portería de ter Stegen. Sergio Ramos expuso en alguna oportunidad que la salida de Neymar Jr. del Barcelona sería una preocupación menos en los partidos en los cuales se enfrenten, y así fue. No hay un futbolista en la actual plantilla –y quizás en el planeta- del FC Barcelona que condicione tanto en la previa y durante un partido ante un máximo rival, como el brasileño. Sin su figura, casi que Messi y Suárez tuvieron que duplicarse para crear ocasiones ante una dupla como Varane-Ramos bastante implicada y concentrada en el partido.

Fuera de la posesión de balón de la que goza en cada partido el Barça, su principal defecto creo yo, es la forma en la que se va alejando de sus raíces y conceptos detrás de un partido de fútbol. Me preguntaba si la desproporción de juego de los equipos de Vilanova, Martino, Luis Enrique (maquillada con una excelsa MSN) o ahora Valverde (quien sabe) fuera temporal o conceptual y me encuentro con una respuesta: las dos. Los malos y deformes manejos administrativos, atontado en los laureles, termina de alguna u otra forma recalando en la continuidad del equipo. Es decir, no tener recambio a los Xavi, Iniesta, Busquets o Messi, a la vez de no presentar un proyecto luminoso a estrellas mundiales como Neymar Jr. que termina fugándose, son constancias de ciertas irregularidades post-Guardiola. Esto no quiere decir que el Barcelona deba fichar en grandes cantidades monetarias –que probablemente acabe haciendo- sino, que se refuerce de manera proporcional a sus necesidades y con futbolistas que tengan nociones o a los cuales se les pueda instaurar ‘rápidamente’ la escuela de fútbol total que en su momento practicó. Cada temporada tras una derrota de nivel, nos preguntamos si es el fin de ciclo del FC Barcelona, pero la verdad es que en Cataluña hace mucho tiempo se esfumaron los valores futbolísticos con los cuales demostraron rozar la perfección. La magia de Iniesta, la perseverancia y pundonor de Luis Suárez y el inacabable ilusionismo de Leo, son algunos de los puntos suspensivos que hacen año a año que el punto final no se exponga en el sistema planetario a través del estilo Barça. El reloj de arena toca el timbre cada vez más fuerza; no pide millones, pide visiones y condiciones. Los mejores para interpretar ciertos papeles, no necesariamente son los más caros.

Con el 1-3 para el Real Madrid puesto, el miércoles deberá dar un puntillazo final para hacerse de la Supercopa de España y dar calabazas al máximo rival dentro de un campo de juego en el Santiago Bernabéu. Probablemente esta vez, sin Cristiano Ronaldo ni en el banquillo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s