¿Un México a tono?

El seleccionado del colombiano Osorio demostró otra vez que está a la altura de una competencia con los mejores equipos del mundo, los campeones de cada continente y el del mundo.

México llegó tras coronarse campeón de la CONCACAF y se enfrentó en su grupo a nada más ni nada menos que el campeón de Europa –Portugal-, el local –Rusia- y el campeón de Oceanía – Nueva Zelanda-.

Cada partido tuvo los suyo; el debut, fue sin dudas el partido más interesante del grupo, las dos selecciones candidatas al primer puesto de enfrentaron, en nuestra web ya tu vieron un análisis de ese atractivo partido que terminó con resultado de paridad, 2 goles a 2 con mucha emoción sobre el final. Picando en punta el local Rusia que previamente había dado cuenta del conjunto oceánico 2 a 0 en el partido inaugural.

México sería quien lograría –junto con Portugal- obtener la punta. Dio cuenta de Nueva Zelanda 2 x 1. Ese partido no fue nada fácil para la selección del estadio azteca; los  neozelandeses pegaron primero en un primer tiempo que en el que México pasó totalmente desapercibido, muy poca profundidad y con descuidos defensivos que de no ser por los fallos de los atacantes kiwis le hubieran significado la derrota. El segundo tiempo pareció otro partido, el tri salió como una topadora y se llevó el partido por delante con goles convertidos por Raúl Jiménez, su número 9, gran gol, por cierto, y el restante del experimentado Oribe Peralta que significó un bajón anímico para los All Whites y tiró por la borda todo lo realizado en el primer tiempo.

El tercer y último partido del grupo fue contra el combinado local. Los euroasiáticos lograron -sin renunciar a su juego áspero, de roce y fuerte- ponerse en ventaja. Sin embargo, a diferencia del partido anterior, México despertó temprano y a los pocos minutos ya estaba el marcador igualado. Por primera vez en la Copa, aparecería como titular el joven ex Pachuca, Hirving Lozano, poseedor de un futuro más que prometedor, retóricamente, con sus 174 centímetros puso un gol de cabeza que sentenció el encuentro en un 2 a 1.

La fase de grupos se fue con un México segundo por diferencia de goles que solo perdió puntos con Portugal, quien solo perdió puntos México. Portugal ganó la puja y se llevó el primer lugar.

El rival de turno sería Alemania, el joven, pero talentoso equipo teutón; el conjunto norteamericano se vio superado desde el minuto uno al 90. Los del viejo continente fueron arrolladores y no dejaron reaccionar en ningún momento a los mexicanos. Dos goles del joven Goretzka antes de los ´10 minutos fueron lapidarios para un México que no tuvo armas para remontar ese resultado adverso y pudo apenas descontar cuando perdía por tres goles en el minuto ’89. El partido se fue con un contundente 4 x 1.

¿Qué nos deja este México? Que tiene una plantilla más que interesante pero que aún tiene mucho para mejorar si quiere hacer una buena Copa del mundo. El planteamiento del criticado Osorio es interesante, su filosofía marca presión alta, juego por las bandas, ensanchar el campo y siempre que sea posible jugar por abajo. Varios jugadores prometen llegar en gran nivel al mundial de Rusia; jugadores como Hirving Lozano o Raul Jimenez permiten soñar a una selección mexicana que se ve muy cerca de clasificar al mundial de Rusia 2018. El sabor amargo lo deja la durísima derrota sufrida ante los teutones, pero no podemos por eso no ver todo lo realizado en la fase de grupos que fue muy bueno.

Autor: Manu Tadeo

Amante del fútbol...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s