El conformismo hecho estilo de juego

En el segundo partido del Grupo A, se enfrentaron el anfitrión, Rusia, contra el actual campeón europeo, Portugal. Rusia sacó ventaja en el primer partido, venciendo a una diezmada Nueva Zelanda; con poco consiguió los 3 puntos. Portugal no pudo llevarse la victoria contra México, que le empató el partido en el epílogo del mismo.

El encuentro comenzó a desarrollarse con Portugal manejando la pelota, sin profundidad, pero buscando los espacios. Por momentos Rusia se lanzaba a la presión alta, pero sin convicción. A los 8′, tras un centro cruzado -letal para los laterales- Cristiano Ronaldo, entrando por detrás de toda la defensa, mete un frentazo que sorprendió al golero ruso, atinando a la mera reacción, sin lograr evitar que el balón ingrese con vehemencia.

Analizando la incidencia se denota un claro error defensivo. Nunca se prestó atención al jugador que venía por el segundo palo -ni más, ni menos que Ronaldo-.

Con la ventaja, Portugal intentó circular el balón con comodidad y llevar a Rusia a la desesperación. La selección local, procuró con afán, aproximarse al arco rival en bloque, pero sin contundencia, sorpresa, ni claridad como para desnivelar y convertir. Falló durante todo el primer tiempo la conexión entre el mediocampo y el ataque; concretando casi nulas ocasiones de gol.

El dominio de toda la parte inicial fue para Portugal, que sometió a Rusia, “sin despeinarse”; con orden táctico y sacando provecho de la diferencia obtenida en el marcador.

La parte complementaria inició con Rusia mostrando otra actitud, algo más agresiva, sin tanta especulación, por momentos inquietando a la defensa portuguesa. Igualmente, el equipo que tuvo las situaciones más cercanas al gol fue el visitante, con reiteradas llegadas que pusieron a prueba al guardameta Akinféev, que respondió de excelente forma, impidiendo que la diferencia sea mayor.

Transcurriendo el encuentro, Rusia empezó a asediar y arrimarse al arco contrario, obteniendo la mayor cantidad de situaciones para convertir en el partido, pero fallando a la hora de la “pincelada final”. Parecía que Portugal se conformaba con la mínima, no invirtiendo en ir al frente y así aumentar la disimilitud en el marcador.

Más hacia el final, el partido cayó en un bajón futbolístico. Portugal mitigando cualquier intento de reacción de la selección rusa, que en los 90′ no se acomodó y se acordó tarde que debía sacar un resultado positivo.

El partido concluyó con la victoria lusitana, por la mínima diferencia, que puede llegar a complicar al anfitrión.

Autor: Nico Ravelo

Futbolófilo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s