El futuro en sus manos

“Yo no miro la edad en el DNI” fueron las palabras de Siniša Mihajlović ese 25 de octubre del año 2015 cuando decidió dar la titularidad en un partido oficial por primera vez al jovencísimo arquero Gianluigi Donnarumma (Nápoles, 1999) frente al Sassuolo en detrimento del experimentado Diego López proveniente del Real Madrid. Con 16 años debía afrontar el reto de ser el arquero titular del AC Milan.

Poco más de año y medio más tarde, su agente, el tan mentado como pan de cada día Mino Raiola, le confirma a Marco Fassone (director general) que Gigio no renovará su contrato con el club que le abrió las puertas a la élite y que prácticamente le ha dado alas y confianza para poder desarrollarse aceleradamente en su apenas ínfima –en trayectoria- carrera.

Hace poquísimas semanas fuimos testigos de la fidelidad, más allá del dinero, a un club en menor dimensión del AC Milan. Francesco Totti fue un testimonio de amor en Trigoria. Hoy vemos como un bambino de 18 años recién cumplidos, opta por seguir las sugerencias de un tipo con interés financiero esencialmente y no hace caso a lo que su corazón manda.

Los nuevos dueños del club lombardo y especialmente la dupla Fassone – Mirabelli, querían construir un proyecto teniendo a Donnarumma como eje del cual. Sin duda, lo ocasionado es una mancha evidente en las relaciones que pueda tener con la dirigencia, cuerpo técnico, compañeros del club y obviamente, el tifosi.

El ex entrenador del AC Milan, Arrigo Sacchi, ha tenido palabras para Gigio recordando lo que han sido los traspiés de Kaká o Andriy Shevchenko cuando abandonaron el club: “Luego de salir, se arrepintieron amargamente”.

La especulación y el morbo les pertenecen específicamente a la gente del exterior. La falta de aclaración del tema, nos hace dudar de las voluntades de Gianluigi, también. Quedan varias semanas para que sigan jugando con los posibles destinos del ‘99’. Sus 196 centímetros, con barba prominente, incongruente en un chico de 16, 17 o 18 primaveras o su presencia imponente debajo de un arco, no está calando en sus decisiones, ya con mayoría de edad y en uno de los clubes más grandes de la historia. La magnitud del AC Milan no tiene medición. ¿Donnarumma o Dollarumma?

One thought

  1. Es una situación compleja y que demuestra el poderío de los empresarios en el diario vivir del fútbol en general. Hoy son quiénes hacen y deshacen en las transferencias y por lo tanto en las construcciones de plantillas. El caso de Cristiano Ronaldo en Real Madrid es un tema en donde si bien el astro luso ha tenido que ver, supongo que Jorge Mendes ha “metido cuchara”. Lo mismo sucede en Uruguay con el caso de una de las estrellas del último sub20, Rodrigo Amaral, donde su representante ha tenido muy malas decisiones en relación a su carrera.

    Prefiero quedarme con las palabras de una eminencia en Milán, como Sacchi.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s