Noticias desde el Este

En pocos días, y además en un año, el mundo futbolístico mirará hacia Rusia. La Copa Confederaciones de este mes será el ensayo general más importante de cara a la Copa del Mundo del próximo año.

Rusia se ha preparado para esto, y desde la disolución de la Unión Soviética y su apertura al concierto económico mundial, hemos podido observar como este país-continente ha crecido en base a su imponente potencial energético. No obstante, atraviesa muchísimos problemas: desde una demografía decreciente, lidiar con un país multicultural y con varias religiones, e incluso su misma extensión son algunos de los dramas con que tiene que luchar esta potencia emergente.

Cuando observamos el mapa de Rusia, y contemplamos su variante geografía también podemos observar que desde los Montes Urales (límite geográfico entre Europa y Asia) hacia el Oeste se encuentran todas las sedes de estos dos eventos deportivos. De ello, surgen dos pensamientos: En primer lugar, ¿por qué se han olvidado del resto del país? Y en segundo, ¿será por los husos horarios tal vez?

En realidad, demográficamente desde los Urales hacia el Este, el país no está despoblado, pero tampoco desborda de población. En los 90, cuando la URSS de desintegró, Rusia perdió muchísimos habitantes. De 288 millones de habitantes que tenía la Unión Soviética en 1989, pasó a 148 millones en 1991, cuando ya sólo contamos Rusia. Muchos de estos habitantes vivían en los territorios de la Europa Oriental, sí. Pero una gran cantidad vivían en los llamados países “Stán” (Kazajistán, Kirguistán, Uzbekistán) que pertenecían a la Unión Soviética, y su localización, en la Asia Central prolongaba la mancha demográfica que se extiende desde el límite Oeste del país (con Ucrania, entre otros) hasta los Urales. Este factor, hace que las ciudades que sólo están unidas a Moscú por el pintoresco tren transiberiano, no hayan tenido nunca un desarrollo económico, social y cultural a la altura de las San Petersburgo, Moscú e incluso Rostov.

Luego, tenemos los husos horarios. Entre Moscú y Vladivostok, ciudades extremas en el país, tenemos siete husos horarios distintos, por lo que, para la organización de un torneo a escala mundial es complejo, pero tenemos el antecedente de la Copa del Mundo de 1994 en Estados Unidos, país que tiene cuatro husos horarios y que los utilizó durante ese mes de fútbol. Puede que sí, sea sumamente complejo instrumentar horarios al momento de realizar un cronograma, pero para dar a conocer una Rusia totalmente olvidada y casi dejada al misticismo de sus parajes, podría haber sido una importante vidriera para su población.

Cuando todos miran la Oeste, el Este golpea.

En este escenario, donde todos nos preparamos para ver la Copa Confederaciones, encontramos un oasis en el desierto. Un momento de gracia para el Este de Rusia, para esa zona más asiática que europea. El FC SKA, de la ciudad de Jabárovsk ha ascendido mediante playoffs a la Liga Premier Rusa, y tendrá el honor de participar en la máxima categoría del fútbol de su país en el año de su Copa del Mundo. Ahora, el detalle. Jabárovsk está a 8300 kilómetros de Moscú, siendo con Vladivostok las dos ciudades más alejadas de la mayor urbe del país.

Seis días completos separan ambas ciudades transitando esa distancia en el tren transiberiano, por lo que propone un reto para los clubes moscovitas (y del Oeste en general) y sus aficionados.

Obviamente, este club nunca ha participado de la primera categoría del fútbol en su país, ni siquiera en tiempos pretéritos de la URSS, y tendrá su estreno a partir de agosto. En la campaña del ascenso su máxima figura fue Ruslan Koryan, armenio de un pasado no muy fulgurante por equipos de las ex Repúblicas Soviéticas, pero que en el FC SKA fue el goleador del año con doce tantos. También cuenta con algunas presentaciones para la absoluta de su país.

Jabárovsk, además es una ciudad que ha contado con una peculiaridad en el régimen soviético del siglo XX, al ser una ciudad tan alejada del ruido que había tras la Cortina de Hierro, nunca tuvo sus fronteras cerradas, por lo que la culturización ha sido vasta, teniendo un gran contacto con China (está a 30km de la frontera), Corea e incluso Mongolia. Haciendo que tenga un importante componente asiático en ese sitio.

No obstante, cuando el brazo protector del socialismo de la URSS desapareció, la ciudad comenzó un ciclo casi endémico de endeudamiento público y que no podía hacer reactivar una economía basada en el sector energético y en el transporte, pero que se favorecía de los pequeños emprendimientos como motor de la economía local. Para ello, el ayuntamiento aportó una buena cantidad de dinero para reactivar esa economía y atraer inversiones, lo cual tuvo un grato resultado, siendo hoy en día una de las ciudades más prósperas del país. En este contexto el FC SKA deberá luchar por mantenerse en la principal categoría del fútbol de la Europa Oriental.

A veces mejor ni ser sede…

Pero no todas son rosas para las sedes de la Copa del Mundo y de la Copa Confederaciones. El Zenit Arena será una de las obras más maravillosas que habremos visto en el mundo del fútbol. Es el sueño del equipo de la empresa Gazprom (propietaria además del Schalke 04), el mudar su equipo del mítico Petrovsky Stadium que data de los años 20, a un nuevo y remozado escenario para la práctica del fútbol. Ese, será el Zenit Arena de San Petersburgo.

El problema está en su construcción, el mismo demandó más de 3500 millones de euros y si bien se ha tenido que construir una importante infraestructura a su alrededor (autopistas y una estación de metro) el costo era de “tan sólo” 1750 millones de euros, la mitad restante se ha ido en sobornos, según la investigación de un medio noruego, qué a su vez, divulgó un informe de la Agencia de Seguridad Rusa, donde afirmaba que el estadio tenía 22 errores graves en su construcción.

Por si fuera poco, el Zenit Arena se ha hecho en su mayoría con mano de obra proveniente del extranjero (80%), sobre todo desde la ex Repúblicas Soviéticas. Es que, la falta de derechos laborales, las largas jornadas de trabajo y la pésima calidad de vida de los empleados, hacen aún más turbia la construcción de estos estadios y abaratan costos para los empresarios. Como hecho relevante, este medio noruego reveló, qué 110 trabajadores norcoreanos estaban trabajando en un régimen neo-esclavista, con jornadas de 18 horas de trabajo, viviendo en contenedores cerca de la construcción, con una alimentación deplorable y con el 90% de su salario tomado por el gobierno norcoreano, que envío a estos trabajadores.

Para que sucedan estas atrocidades en tu ciudad, a veces mejor no ser sede. Cabe destacar que acciones similares se han visto en la construcción de los estadios para la Copa del Mundo del 2014 en Brasil, y sucede desde hace mucho tiempo en Catar, que será sede de la copa del año 2022.

Autor: Alex Machado

Orgulloso Profesor de Geografía. Fundador de Detrás Del Arco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s