De los que ganan campeonatos

Cuando Leonardo Bonucci aterriza en la Juventus en el verano de 2010, procedente del Bari, se encuentra un equipo muy diferente al finalista de Champions que hoy conocemos. La Juventus es un equipo que no termina de cosechar buenos resultados ni en Serie A ni a nivel continental desde su regreso a la máxima categoría tras el escándalo del Calciopoli. Incluso, durante la primera temporada del central, el equipo acaba séptimo en Liga quedando fuera de cualquier competición europea. La llegada a la presidencia de Andre Agnelli, de un nuevo estadio y, sobre todo, de Antonio Conte al banquillo bianconeri cambiaría el rumbo del club por completo hasta convertirlo en el equipo que hoy conocemos, ya bajo la batuta de Massimiliano Allegri y su decisión de continuar y potenciar el exitoso proyecto iniciado por Conte. Por supuesto, ambos entrenadores contaron con el de Viterbo como baluarte fundamental de una defensa que suma ya, entre otros, seis títulos ligueros consecutivos. Récord absoluto en Serie A.

Tampoco difiere demasiado la historia de Sergio Ramos desde su llegada al Real Madrid en 2005. El club de Concha Espina no pasaba por un buen momento deportivo tras dos temporadas sin títulos domésticos y cayendo en octavos de final de Champions. Dimisión de Florentino Pérez incluida en el transcurso de la primera temporada del sevillano en el Bernabéu, no fue sencillo revertir la situación especialmente a nivel continental pero, tras doce campañas en la casa blanca, el Madrid suma, entre otros éxitos, cuatro Ligas (33) y dos Champions League (11) más que cuando el camero aterrizó en la capital.

Datos y precedentes que ayudan a entender la magnitud de los dos máximos exponentes atrás de Juventus y Real Madrid que se verán las caras en la final de Cardiff del próximo 3 de junio. Leonardo y Sergio son dos futbolistas con algunas características comunes como su experiencia, su inteligencia leyendo el juego, su gran capacidad en el juego aéreo o su talento a la hora de iniciar el juego de sus equipos pero, sobre todo, por su enorme liderazgo.

Centrados ya en la final, Bonucci formará parte de la línea de tres centrales que, previsiblemente, Allegri alineará en la final junto a Barzagli y Chiellini. Dos zagueros también muy expertos, fuertes por alto y muy competitivos. Sin embargo, son dos centrales más pesados y a los que les cuesta bastante más con el balón en los pies. Leonardo, sin embargo, es un argumento de primer nivel en la salida de balón de su equipo, especialmente con sus desplazamientos en largo.

A los tres centrales azzurri hay que sumar en los costados a Dani Alves y Alex Sandro. Habrá que ver a que altura los termina posicionando Allegri, si como carrileros o, incluso, como interiores como fue el caso de Alves en la eliminatoria ante el Mónaco pero lo evidente es que los brasileños son dos armas tremendas a nivel ofensivo. El ex jugador del Barcelona viene cuajando un final de temporada extraordinario siendo uno de los más destacados en las últimas actuaciones de su equipo y Alex Sandro ha convertido las primeras dudas tras su llegada en alabanzas.

Sin embargo, sus espaldas sí podrían ser una buena opción de ataque para un Madrid bastante dado a generar superioridades y encontrar espacios por fuera juntando a los laterales y los continuos movimientos de Benzema e Isco hacia banda. En ese caso, las ayudas ya sean de alguno de los centrales, Pjanic o Khedira se antojan fundamentales para que la Juventus sea capaz de limitar el daño. Sin olvidar que movilidad de Benzema y Cristiano en ataque supondrá una amenaza más para la BBC italiana que tendrá complicado fijar marcas individuales con claridad.

En cualquier caso, tampoco será tarea sencilla para los blancos encontrar fisuras en una zaga que solo ha encajado tres goles en toda la competición siendo uno solo de ellos en eliminatoria.

Por parte de los blancos, Sergio Ramos formará en una línea de cuatro atrás junto a Carvajal y Marcelo en los laterales y Varane como pareja en el centro de la zaga. El francés es un central rápido, que va bien al cruce, se anticipa a su rival a menudo y domina el juego aéreo. Un gran complemento para un Ramos acostumbrado a sacar lo mejor del repertorio en las grandes citas con esa mentalidad para ser decisivo en esos momentos donde el resto cede o desiste. Además, ya con balón, su capacidad para batir líneas con sus pases y su conexión con Kroos y Modric, especialmente el primero, será vital para un inicio limpio de la jugada que permita al Madrid asentarse en campo rival, hacer defender más atrás a la Juventus y dominar el partido desde la posesión.

Por supuesto, la calidad ofensiva de Carvajal y Marcelo esta fuera de toda duda. Se trata de dos armas que, en plenitud, ganan partidos para su equipo. Tienen llegada, desborde, capacidad para asistir e incluso gol. Sin embargo, también sufren más cuando tienen que defender, especialmente en el caso del brasileño. Alves será su pareja de baile en muchos momentos del choque por lo que no podrá descuidarse. Por el otro costado, Carvajal tendrá que vérselas con un Mandzukic que está cuajando una de sus mejores temporadas como profesional y las subidas constantes de Alex Sandro. Papeleta complicada para el madrileño que, además, llegará a la cita bastante justo físicamente tras superar una lesión muscular.

En la fortaleza defensiva del Madrid tendrá mucho que decir la aportación de sus centrocampistas, especialmente Casemiro y Luka Modric. Al brasileño le tocará, nuevamente, la labor más complicada: frenar a Paulo Dybala. En el caso del croata, su posicionamiento como interior diestro si, como se intuye, Isco es titular le obligará a ayudas constantes a Carvajal para frenar una posible superioridad italiana por esa banda y a trabajar para que Dybala se encuentre muchos problemas para generar, como acostumbra, gran parte del juego de ataque de la Juventus. De momento, Modric ya ha demostrado estar sobradamente preparado para la tarea.

De todos modos, en una final de Champions nadie se guarda nada por lo que será un partido donde ambas defensas tendrán muchos problemas que solucionar. Quien lo consiga en mayor medida habrá recorrido mucho camino hacia la conquista de la orejona. Y, como no puede ser de otra manera, Leonardo Bonucci y Sergio Ramos se antojan claves en esa labor para sus respectivos equipos.

El inglés John Gregory afirmó una vez: “Los delanteros ganan partidos. Los defensas ganan campeonatos”. El próximo 3 de junio en Cardiff, entre tanto talento ofensivo, estarán dos de los que ganan muchos para sus equipos.

Autor: testeban10

Un futbolero entre Madrid y Dortmund. "Ser segundo es ser el primero de los últimos", Alfredo Di Stéfano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s