El último grito romano

En épocas de tridentes ofensivos y defensivos en donde nos memorizamos sus siglas, y que quedan enmarcadas en la historia. Hoy creemos que recordar a la Roma de Fabio Capello del 2000/2001 nos refrescará muchos nombres y una manera interesante de jugar.

En tiempo de Conte, Allegri e incluso Pocchetino, donde las líneas de tres son comunes y otorgan muy buenas prestaciones, aquel equipo de hace más de quince años utilizó y de muy buena manera una línea de tres en el fondo, en una época donde el 4-4-2 (con rombo en el medio o sin él) era lo más común.

El equipo Giallorossi tenía en su banquillo desde la temporada anterior a Capello y tras una temporada un tanto decepcionante, con un sexto puesto, pero sumado a que Lazio conquistaría la Serie A debía reforzarlo a la altura de lo realizado la temporada anterior, pero sobre todo por lo hecho por el tradicional rival.

En esa temporada 2000-2001 Capello trajo a sus filas a uno de los delanteros más dominantes y decisivos en Europa: Gabriel Omar Batistuta, el argentino llegaba tras años de éxitos en Fiorentina siendo revelación año tras año en Serie A. A su vez, contaría en esa temporada con Emerson, el mediocentro brasilero que recalaba en la capital italiana tras su paso por Bayer Leverkusen. Y otro fichaje que rompería los esquemas en el fútbol italiano sería el de Walter Samuel procedente de Boca Junios, donde con Carlos Bianchi había tenido un rendimiento altísimo.

Pero, ¿cómo jugaba esa Roma? Tenía un funcionamiento bastante moderno, si lo comparamos con los equipos de nuestro tiempo. Esa línea de tres se convertía en cuatro en ciertas ocasiones, y debido a la movilidad de Cafú (que jugaba ya, su cuarta temporada en el club de la loba) ese ejercicio era veloz. Esto también facilitado por lo que realizaba Jonathan Zebina en la otra banda.

Roma0001.png

Otro aspecto bien importante del equipo de Capello era el rendimiento enorme de Tommasi. El mediocentro italiano, normalmente caracterizado por un juego fuerte, fue –por momentos– eje del equipo, liderando los ataques, siendo nexo entre la salida desde el fondo y los jugadores en ofensiva, que además eran decisivos.

Justamente, en los últimos 25 metros la Roma contaba con un enorme Francesco Totti que en su novena temporada en el club ya era capitán y figura excluyente de los capitalinos. Por si fuera poco, por delante del dueño de la “10”, Marco Delvecchio era un segunda punta fenomenal, que tenía tendencia a tirarse unos metros atrás para juntarse con Totti y Tommasi ensanchando además las zagas rivales. Dejándole muchísimos metros a lo ancho del terreno para que Batistuta aproveche y pueda, con su disparo demoledor y su juego físico fenomenal anotar la mayoría de los goles de su equipo.

Algunas consideraciones sobre este equipo, que aportan a su análisis y recuerdo…

  • Solamente en la 4ta y la 5ta fecha no estuvo en la primera colocación.
  • No perdió partidos por Serie A en el Olímpico de Roma.
  • El jugador con más partidos en la temporada fue Damiano Tommasi con 34, todos. (Serie A de 18 equipos)
  • Solo un jugador del plantel principal no tuvo minutos esa temporada: Danielle De Rossi.
  • En Copa de la UEFA fue eliminado por Liverpool, a la postre, campeón del torneo.
  • Este título liguero fue el último ganado por un equipo de la capital.

Autor: Alex Machado

Orgulloso Profesor de Geografía. Fundador de Detrás Del Arco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s