Leicester City sin rumbo

En las últimas horas nos hemos enterado de que el Leicester City ha echado del club al hombre que los puso en el mapa del fútbol mundial. Un hombre que, con un perfil bastante bajo, y con más perdidas que ganadas logró un suceso que por hechos y por estadísticas no es errado catalogarlo como imposible.

Asimismo, la realidad del equipo apunta a que, en relación a la temporada anterior, ésta es muy diferente, aunque también más realista si tomamos en cuenta el equipo al que nos estamos refiriendo. De pelear entre los grandes del país a luchar por la permanencia, que según el dueño del club es el objetivo de esta temporada. Por lo que se entiende aún menos la destitución de un técnico que está hasta el momento logrando el objetivo.

“Los resultados domésticos en la presenta campaña han colocado al equipo en peligro en la Premier League y la directiva siente que un cambio de liderazgo, admitiendo que es doloroso, se hace necesario en el interés del club”

Parte del Comunicado Oficial del Leicester City

Pero, ¿qué tenía aquel equipo de la temporada anterior que cambió tanto? ¿qué factores han alterado la realidad de un club a la que la vida le sonreía? Intentaremos en breves palabras contestar estas dos interrogantes y porque no, esperar que entre todos podamos responderlas de mejor manera.

claudio-ranieri-cropped_2xo3y8u2a7c51hz2no05xghyf.jpg

Agosto del 2015, Leicester comienza la temporada 2015/2016 preparándose para recibir al Sunderland, a priori es un partido entre rivales directos por la permanencia. Ranieri planta su 4-4-2 que se comenzará a forjar jornada a jornada, con una línea de cuatro recia, con laterales de poca proyección, pero conscientes de los momentos del partido y del equipo para poder mandarse al ataque. Un doble pivote equilibrado, sobrio en el manejo del balón, con una capacidad de robo inusitada, pero no se confundan, Kanté no era la figura. El francés recientemente arribado al King Power Stadium hizo su ingreso a los 82 minutos cuando ya el partido se ganaba y había que cerrarlo. Obviamente no iba a pasar mucho tiempo para que el parisino se hiciera dueño de ese medio campo. Siguiendo con el equipo, lo que sabemos, extremos que se suman al ataque y dos delanteros, uno que aprovecha espacios y pases al hueco (Vardy) y otro que hace el trabajo sucio, de desgaste (Okazaki o Ulloa).

De ese equipo al de esta temporada la diferencia es clara y esclarecedora, tanto como 36 millones de razones (y euros), el valor del pase de N´Golo Kanté al Chelsea. El equilibrio, el metrónomo del equipo, quien comenzaba a fin de cuentas los ataques del equipo de Ranieri, ya que a él lo trajeron por una estadística muy clara, cantidad de pases entregados a compañeros post robo del balón, era el mejor de las grandes ligas europeas haciendo eso mismo. Aquí escribimos sobre que Leicester debía llenar el hueco que dejaba Kanté sobre todo si Ranieri pensaba seguir jugando igual.

También otro elemento importante que tuvo el año pasado fue el buen rendimiento de Mahrez, algo increíble, pero sobre todo la capacidad resolutiva de Jamie Vardy en los últimos veinticinco metros. No obstante, Vardy nunca fue un enorme artillero de Europa, nunca fue el que vimos en la pasada temporada. Siempre fue más similar al contemporáneo con temporadas en categorías bajas donde su promedio de gol era muy bajo, otras con algún promedio más alto, pero nada del otro mundo.

gettyimages-499064918

Lo mismo sucede con la pareja de centrales. Robert Huth y Wes Morgan nunca fueron uno de los defensas más férreos de Europa ni mucho menos. Su rendimiento la temporada pasada fue superlativo, el pico de su carrera sin lugar a dudas.

Nuevamente, ¿qué cambió en ellos? Básicamente puedo pensar que hay un problema de motivación. Claudio Ranieri es el principal culpable de ello, los hizo creer que eran los mejores, que podían, y qué lo iban a lograr siempre y cuando siguieran el plan del italiano al pie de la letra.

También estaba el factor sorpresa, ¿cuántas veces en la temporada pasada escuchamos: “¿Se va a caer”, “La fecha que viene pierde y se desploma”? Y no sucedió nunca, nadie se lo imaginó, y además nadie los estudiaba y respetaba como tales. Cuando todos nos dimos cuenta que Leicester efectivamente estaba a punto de campeonar, era muy tarde, su ánimo por las nubes, su rendimiento era brutal, y un equipo sólido que no dejó lugar a la duda en las últimas ocho o nueve jornadas.

Estas características, sumado al factor sorpresa explica un poco el éxito de Leicester, aunque obviamente hay mucho por analizar allí. A su vez, Ranieri en parte es culpable de lo que sucede ahora. ¿Dónde estuvo su pecado? El no reinventarse, el no actualizarse, ésta temporada quiso jugar del mismo modo que la temporada pasada, pero faltaba Kanté y no lo reemplazó de una manera decente, y además no contaba con el bajón –normal en él- de Jamie Vardy.

Si, en UEFA Champions League está vivo aún, pero más a corazón que a fútbol, y la temporada pasada era diferente, al fútbol le ponían corazón, y cuando invertís esos elementos no suele salir nada bien a largo plazo, por eso su colocación en el fondo de la tabla.

El dueño de Leicester lo mencionó cuando explicó la destitución de Ranieri: “Nunca pensamos que los extraordinarios logros del año pasado se repitiesen.” De hecho, nadie lo pensaba, pero si esperábamos una mejor inversión en el periodo de fichajes, y sobre todo un lavado de cara a un fútbol que sirve para ciertas ocasiones, pero no parece ser efectivo a largo plazo y más aún cuando ya te conocen todos los secretos.

Autor: Alex Machado

Orgulloso Profesor de Geografía. Fundador de Detrás Del Arco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s