Expectativas y desilusiones: lo que dejó la primera fase de la CAN 2017

can-2017-ghana-fans
Hinchada de Ghana. // Foto: Tomada de Internet.

La fase de grupos de la Copa Africana de Naciones (CAN) llegó a su fin, y con este comienzan a barajarse los posibles candidatos a conseguir el máximo trofeo a nivel de selecciones africanas. Al acabar esta ronda existen dos caras: la felicidad de los clasificados y la desilusión de los eliminados. Los cuartos de final comenzarán este sábado y las expectativas son altas, pero esta vez vamos a analizar a aquellos que no pudieron pasar de ronda, los que cayeron en la fase de grupos. El local Gabón ya no está, Argelia favorito en el grupo B quedó tercera, el actual campeón se fue para la casa y las pequeñas Malí y Uganda pasaron sin generar algo más. Vamos a analizar qué jugadores aportaron, de cuáles se esperaba un mejor papel y cómo jugaron la Copa.

 

Gabón: el local ya está afuera: ser anfitrión no es tarea fácil, dicen que los que disfrutan la fiesta son los invitados, puede que esta sea una de las razones por las que se le complicó el torneo al equipo del español José Antonio Camacho. Las Panteras comenzaban el torneo ante Guinea-Bisáu, un equipo accesible en el papel, pero que planteó algo diferente en el juego. Todo iba bien, victoria gabonesa, con gol de Aubameyang, hasta que en los últimos minutos recibieron el empate, un remate de cabeza del defensa Juary Soares ahogó lo que iba a ser fiesta y comienzo con el pie derecho. Gabón estaba iniciando bien la competición, pero esta sorpresa bajó los ánimos en el equipo, en su segunda salida también empataron el partido después de ir perdiendo frente a Burkina Faso, el pasaje a la siguiente ronda se tenía que luchar ante Camerún, una tarea complicada. El último partido del equipo no fue el mejor y terminó empatando de nuevo, esta vez 0-0 ante el equipo de Hugo Broos que pasaba así como segundo del grupo. Una de las razones de esta temprana eliminación es la baja participación de su jugador estrella, Aubameyang, hizo dos goles pero aparte no pudo sobresalir como él esperaba, el delantero tampoco tuvo el acompañamiento futbolístico para demostrar más, y figuras como Evouna y Poko no hicieron su mejor papel. Pero no todo fue malo para el anfitrión, el mediocampista Denis Bouanga fue el jugador más determinante de su equipo y en quien estaba la idea de juego. Bouanga recibió dos veces el premio Total al mejor jugador del partido y supo dar una asistencia en el debut, la única de su selección.

16252386_1207046026054985_8334013933899295786_o
Denis Bouanga fue uno de los más destacados en el grupo A y en especial de su selección. // Foto: Gavin Barker

 

 

Guinea-Bisáu: la última Guinea por debutar: una de las cosas que le pesó al equipo del oeste africano fue su falta de experiencia en el torneo. Participar por primera vez en un torneo de semejante nivel no es nada fácil, acoplar un equipo competitivo y demostrar más de lo hecho en la fase clasificatoria son los principales retos. La mejor cara del equipo fue puesta por su jugador estrella, Zézinho, quien tuvo el deber de liderar a los bisauguineanos. Otros jugadores que tuvieron su aporte fueron Piqueti Brito, el autor de uno de los dos goles del equipo, frente a Camerún cogió el balón en la mitad del campo y desde ahí hizo un eslalon hasta la portería, logrando uno de los mejores goles de la CAN 2017. La otra anotación vino de cabeza, por parte del defensor Juary Soares, otro de los referentes del equipo, su anotación significó el primer gol de Guinea-Bisáu en una CAN y así también le dio su primer y único punto en el torneo, aquel con el que el equipo de Baciro Candé tuvo que volver a su tierra.

 

Argelia y Costa de Marfil: el peso de ser favoritos: las primeras decepciones de Gabón 2017 vinieron de quien menos se esperaba, Argelia llegó a la Copa como uno de los serios candidatos a llevarse el título, el país se mostraba ilusionado y los jugadores venían con las baterías cargadas para dar caza al trofeo. El equipo dirigido por Georges Leekens tenía “armas” de peso para pelear, como el extremo campeón en Inglaterra, Riyad Mahrez, su compañero de equipo Islam Slimani, el defensa Faouzi Ghoulam, los mediocampistas Guédioura y Bentaled o el delantero Brahimi. Pero la Copa no comenzó bien para los del norte del continente, un empató ante Zimbabue, su portero M’Bolhi mostró dudas y fue cambiado para el segundo encuentro y la defensa no dio las suficientes garantías para demostrar confianza. El segundo partido vino con una derrota frente a Túnez con un autogol de Aissa Mandi. Ya en el último cotejo no pudo pasar del empate frente al líder Senegal que jugó con un equipo plagado de suplentes. Argelia no demostró todo lo que se esperaba, pero fue el único equipo en tener dos jugadores con dos goles en la fase de grupos, Mahrez y Slimani. Por su parte, el actual campeón del torneo tenía la ilusión de conseguir el doblete. Costa de Marfil necesitaba un cambio generacional y se mostraba positivo en ese sentido, en la presente temporada habían despuntado jugadores como Franck Kessié de 19 años o el defensa Eric Bailly de 22 años, esto más la experiencia de jugadores como Serey Dié o Wilfried Bony mostraban a Costa de Marfil como otra de las selecciones a tener en cuenta en la CAN. La travesía no comenzó nada bien, empate a cero frente a Togo, luego vino otro empate frente a la R. D. del Congo y cerró el grupo con una derrota de parte de Marruecos, 2 puntos, 2 goles, 3 tarjetas amarillas y una tercera ubicación sumaron los Elefantes en esta Copa; no era lo esperado por Michael Dussuyer.

16143643_1208325092593745_6565365968213068868_o
Riyad Mahrez ejecutando una falta en el partido contra Senegal. // Foto: Sydney Mahlangu

 

Togo y Zimbabue: finales parecidos: las dos selecciones no venían a Gabón 2017 con el listón de favoritos, pero querían lograr algo más allá de la sola clasificación a la Copa. Togo y Zimbabue no son selecciones de gran peso en la Confederación, pero querían demostrar el porqué consiguieron el tiquete a la competición. Ni para Zimbabue ni para Togo empezaba bien el torneo, el calendario dictaminó que sus primeros partidos fueran ante Argelia y Costa de Marfil respectivamente. Zimbabue tenía a su estandarte Knowledge Musona, al mediocentro Katsande y al extremo Mahachi; jugadores con los que quería disputarle a los grandes. Su mejor partido fue contra Argelia con un empate a 2 goles, después de allí no supieron encontrar una idea de juego y su línea defensivo no estaba dando garantías, en los tres partidos recibió 8 goles y marcó 4 más, supo sumar 1 punto frente a Argelia, pero ese sería su única unidad en la competición. Togo por su parte no tuvo un camino que fuese distinto, con Manuel Adebayor a la cabeza y jugadores como Dossevi, Floyd Ayite y Romão querían mostrar de qué estaban hechos. Su primer partido también lo empataron y uno de sus jugadores fue elegido como el mejor del encuentro (Atakora), todo parecía que iba a andar bien, pero las derrotas frente a Marruecos y R. D. del Congo terminarían por sepultar el sueño togolés. Sumo 1 unidad, tuvo 2 goles a favor, 6 en contra y una diferencia de gol de -4 (al igual que Zimbabue), terminando en la última colocación del grupo C.

 

Uganda y Malí: sin pena ni gloria: estas dos selecciones tenían una tarea difícil de desarrollar, competir ante dos grandes del continente, Ghana y el siete veces campeón, Egipto. Ambos se mostraban como planteles llenos de esperanza, humildad y con ganas de competir. Malí tenía en su plantilla a un jugador prometedor como Moussa Marega propiedad del FC Oporto y además tuvo un gran desempeño el extremo Bissouma, el mediocampista M. N’Diaye y el defensa Wague. Por el lado de Uganda se encontraban jugadores habilidosos como Luwagga Kizito y depredadores del mediocampo como Geoffrey Kizito y K. Aucho, sumándole a la actuación de su estrella, el portero Denis Onyango del Mamelodi Sundowns (RSA). Ambos equipos podían tener planteles justos a su medida, pero demostraron que aún tenían fallas en las que mejorar. Necesitaron una mejor creación de ataques, más compenetración de juego y mayor juego colectivo. Además, los ugandeses se fueron decepcionados por la actuación de su capitán y delantero estrella, Geofrey Massa, y Malí no pudo encontrar el acompañante ideal que sirviera de apoyo a Marega, quien necesitaba más ayuda en la parte delantera del equipo.

moussa-marega
Moussa Marega fue una de las “cartas” que usó Malí para disputar la Copa. // Foto: Footmali

 

Autor: Daniel Moreno

Estudiante de Comunicación Social. Un simple admirador del fútbol, la F1, la tecnología, los videojuegos y la animación. ¯_(ツ)_/¯

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s