La Real de Eusebio: Una idea que se consolida

Los inicios siempre generan dudas e incertidumbre. La falta de capacidad humana para prever con certeza lo que va a suceder,  unida a la falta de experiencia para el desarrollo de ese nuevo cometido dan lugar a ello.  No obstante, esas dudas e incertidumbre se mezclan con la ilusión que generalmente implica un nuevo proyecto. Sentimientos dispares, pero a la vez unidos por coincidir en una misma situación, cuya gestión y control serán circunstancias vitales para hacer de ese inicio una situación consolidada con la que se materialicen los objetivos perseguidos. En esta situación se encontraba Eusebio Sacristán en noviembre de 2015, cuando aterrizó en tierras donostiarras para ponerse al frente del banquillo de la Real Sociedad de Fútbol. El técnico vallisoletano llegaba a San Sebastián para reflotar la situación de un equipo que había sumado 9 puntos en las primeras 11 jornadas de Liga. Una situación que se hacía insostenible para el que había sido durante los años anteriores uno de los conjuntos más destacados del fútbol español, llegando a disputar la Champions League en la temporada 2013/2014. Eusebio tenía la dura tarea de reflotar a un equipo en un momento de horas bajas, pero sin duda, contaba con una gran materia prima que pulir. Grandes jugadores a los que volver a nutrir de una idea. Su idea. La idea de Eusebio Sacristán.

Las ideas que las personas adquieren durante la vida dependen en gran parte de los lugares por los que hayan pasado y las experiencias allí vividas. Por ello, para comprender la idea de fútbol de Eusebio es preciso analizar los diferentes clubes que componen su trayectoria como futbolista, ya que es en éstos donde se forjó el entrenador que es hoy en día. A pesar de pasar por el Real Valladolid, el Atlético de Madrid y el Celta de Vigo, fue en el F.C. Barcelona donde dio sus mejores años al fútbol. Y no lo hizo en un Barça cualquiera, sino en un equipo revolucionario, el cual fue un punto de inflexión en el desarrollo del club culé, y en general, de este deporte; el Dream Team de Johan Cruyff. Si algo caracterizaba a la escuadra barcelonista del técnico holandés era el gusto por la posesión y el juego combinativo, una idea de la que se impregnaron los miembros de esa espectacular plantilla que ganó la primera copa de Europa del conjunto culé, donde destacaban jugadores, y ahora entrenadores, como Koeman, Guardiola, Laudrup o el mismo Eusebio. Decía Johan Cruyff que al fútbol siempre debe jugarse de manera atractiva, de manera ofensiva, que todo lo que hagas sobre el terreno de juego sea un espectáculo. Estas afirmaciones del “tulipán de oro” son claramente definidoras del estilo que proponía y del cual se alimentaron durante años sus jugadores, y ahora técnicos.

eusebio-sacristan-fc-barcelona_i3me03swnwp015hzwz0q143pq
foto: http://www.goal.com

Esa filosofía de juego la lleva en su ADN futbolístico el entrenador vallisoletano. El hecho de pasar tantos años nutriéndose de una idea y de triunfar a través de ella como futbolista, ha hecho que Eusebio la haya intentado poner en práctica en todos los clubes donde ha entrenado. Empezó en los banquillos de la categoría de plata del fútbol español, entrenando a Celta de Vigo y el filial del F.C.Barcelona, siendo en este segundo equipo donde consiguió su mejor rendimiento posicionando a una joven y talentosa escuadra culé en la tercera posición, su mejor posición histórica. A esa enorme temporada, le siguió una discretísima temporada que motivó su destitución en febrero de 2015. No obstante, esa gran imagen que mostró el Barça B por los campos de la Liga 123 sirvió al técnico de La Seca para llamar la atención en la Liga Santander. La Real Sociedad, atraída por el estilo propuesto por Eusebio durante los años anteriores, le ofreció la posibilidad de asumir la difícil tarea de entrenar a un equipo de primera división e intentar reproducir allí los éxitos cosechados en esa enorme temporada con el filial barcelonista. Con una plantilla deprimida por los nefastos resultados cosechados hasta el momento, pero de un enorme talento, Eusebio intentaría consolidar su proyecto.

Desde una perspectiva táctica, la idea de Eusebio se materializa en la formación 1-4-3-3. En la parte ofensiva del juego, el conjunto txuriurdin siempre inicia jugando el balón con criterio desde campo propio. Adquiere en esa fase del juego una importancia sustancial la figura del único pivote del equipo, Illaramendi, el cual participa de manera muy intensa en la construcción del juego. Muy activo todo el partido, el centrocampista de Motrico, viene constantemente a recibir de los centrales o se incrusta entre ellos para permitir la salida limpia del balón hacia los  dos interiores. Éstos, con una gran movilidad durante todo el partido, intercambian en numerosas ocasiones su posición con los dos extremos quienes vienen a jugar por dentro con el fin de favorecer el juego combinativo. El juego entrelíneas de los interiores y extremos es una de las claves del juego de la escuadra realista, con jugadores que se mueven en esas demarcaciones como pez en el agua. Zurutuza y Xabi Prieto como interiores, y un renacido Carlos Vela y Oyarzabal en las bandas permiten desarrollar a la Real Sociedad un juego brillante. El hecho de que los extremos vayan a jugar por dentro en numerosas fases del partido, favorece las subidas de sus laterales, los cuales se caracterizan por su profundidad  y llegada al área contraria. A su vez, el fichaje del delantero brasileño Willian José para suplir al lesionado Aguirretxe, está siendo fundamental para acabar las jugadas generadas y está proporcionando una buena suma de goles al equipo donostiarra.

En la parte defensiva del juego, el equipo de Eusebio se caracteriza por una fuerte presión, que se intensifica tras pérdida. Superada la presión por parte del equipo rival, el equipo junta bien líneas y los extremos cierran las subidas de los laterales, quedando el delantero centro como única referencia en ataque. El conjunto donostiarra muestra también una importante contundencia en el balón parado, tanto en fase defensiva como ofensiva. El hecho de contar con jugadores fuertes físicamente como Iñigo Martinez, Raul Navas o Willian José, unida al trabajo de Eusebio, hacen que los de San Sebastián se defiendan correctamente en esa importante fase del juego.

609573790
http://www.marca.com

Los resultados que está cosechando esta temporada la escuadra vasca parecen estar dando la razón a Eusebio Sacristán y su idea. Tras revivir al equipo la pasada temporada haciéndolo acabar noveno en liga, y la sexta plaza que ostenta en la actualidad parecen indicar que su idea se ha consolidado en el club de Donosti. Cuando se cree en una idea, se trabaja en ella, y se disponen de las condiciones necesarias para desarrollarla, los resultados acaban llegando. Una idea que nació en los noventa de la mano de Johan Cruyff parece estar hoy más viva que nunca. Porque las buenas ideas nunca mueren.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s