China y el Fútbol

Hace no muchos años, asociar las palabras China y fútbol parecía una locura. Ambos términos casaban lo mismo que el libro rojo de Mao en casa de Mariano Rajoy, es decir, nada. Hasta hace “cuatro días”, el fútbol no era más que un deporte minoritario en el gigante asiático, donde otras disciplinas como el bádminton lideran la carrera de la popularidad deportiva.  No obstante, la situación se ha invertido rotundamente y los equipos de la Superliga china se han convertido en auténticos magnates del balompié, alcanzando cifras astronómicas en fichajes y salarios. ¿A qué se debe este profundo cambio en la situación del fútbol en China? ¿Por qué un país con tan poca tradición futbolera está realizando tales inversiones?

bandera-china2
Foto: es.superligachina.com

El fenómeno de la globalización, resultado del sistema neoliberal que impera en el mundo tras el fin de la guerra fría,  tiende a convertirlo todo en un producto, a mercantilizar todas las cosas. Y el fútbol no puede ser una excepción. Los grandes beneficios económicos que genera el deporte del balompié y la gran masa social que mueve a su entorno hacen del fútbol un producto enormemente atractivo. Si además tenemos en cuenta la expansión mundial que experimenta este deporte, en constante crecimiento, se convierte en el “gancho” perfecto para que los inversores chinos asomen la cabeza, con el fin de expandir su marca, conseguir importantes beneficios económicos y continuar creciendo política y económicamente en el mapa político mundial.

Para ello, no son pocos los inversores chinos que ya han adquirido numerosos equipos europeos, siendo ese capital extranjero aceptado con total gratitud por parte de los aficionados y dirigentes, quienes son perfectamente sabedores de la necesidad que existe de  esas inyecciones de capital para poder competir en el “futbol moderno”. Bien es conocido, que muchos de esos inversores asiáticos, por no decir todos, utilizan el futbol como un instrumento para asentarse en el respectivo país donde instalen su capital, como una herramienta más para que el resto de inversiones realizadas lleguen a buen puerto. Los clubes de futbol son para los inversores asiáticos enclaves estratégicos para difundir su negocio, sus estratégicas empresariales y su creciente poder económico por el resto del planeta. El Atlético de Madrid o el RCD Español en España, el Aston Villa en Inglaterra o el Milan en Italia son ejemplos de clubes sujetos al capital chino, de instituciones estratégicamente adquiridas por empresarios asiáticos para expandir su negocio y su poder.

Pero desde el Gigante asiático se ha ido un paso más allá. Si no era suficiente con expandir su marca a través de clubes de futbol por el viejo continente, quieren hacer de su liga la mejor liga del mundo. ¿Y que tienen para conseguirlo? Dinero, mucho dinero. En un mundo en el que todo se mercantiliza, y el futbol se convierte en un producto comercializable, el dinero pasa a ser el eje de su propia existencia, su única razón de ser. ¿Podrán los chinos conseguir su propósito? La respuesta es una incógnita, pero desde luego que si el funcionamiento del mundo sigue por la misma senda, no sería nada extraño que esa expectativa se convierta en realidad. Que el dinero venza a la costumbre, al esfuerzo y al trabajo de décadas implicaría la derrota del futbol, porque quedaría definitivamente acreditado que el futbol ha dejado de ser futbol para ser un producto más del mercado. Esperemos que no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s