El batallón de los futbolistas

28 de junio de 1914, el archiduque Francisco Fernando de Austria, heredero de la corona del Imperio austrohúngaro, acompañado de su esposa, la condesa Sofía Chotek, eran asesinados en Sarajevo, capital de la entonces Provincia imperial de Bosnia y Herzegovina, por Gavrilo Princip, un militante del grupo anarquista Joven Bosnia, que reclamaba la independencia de Bosnia de Autria-Hungría, hecho que supuso el estallido de la Primera Guerra Mundial un mes más tarde. Esta fue la guerra de las trincheras, del gas mostaza, de los primeros tanques y, por sobre todo, de una muerte segura. Y también de nuestros protagonistas, el Batallón de los Futbolistas.

Reino Unido, declaración de la Gran Guerra, miles de hombres comienzan a alistarse en los centro de reclutamientos de cada localidad bajo la premisa de poder combatir junto a sus amigos y vecinos, idea sugerida por el General Sir Henry Rawlison, creándose así los “Pals Battalions” a lo largo y ancho del territorio británico, y de entre todos ellos, encontramos el 17th Service Battalion of the Middlesex Regiment y, posteriormente, también el 23rd Service Battalion of the Middlesex Regiment, que pasarían a conocerse como “El batallón de los futbolistas”.

Cartel Reclutación del Batallón de los Futbolitas
Cartel Reclutamiento del Batallón de los Futbolitas

El Batallón de los Futbolistas, que comenzaría con cierta polémica, primero por su falta de implicación en la guerra y posteriormente por la decisión de permitir a los futbolistas volver al Reino Unido cada fin de semana para disputar partidos de sus ligas, que no habían parado, estaba formado por más de 400 soldados, entre los que se encontraban más de 40 integrantes, entre futbolistas y personal del club, del Clapton Orient (actual Leyton Orient) la totalidad del Heart of Midlothian, así como representantes de Tottenham, Arsenal, Queens Park Rangers, Luton Town, Bradford City, Cardiff City, Chelsea, Brighton o Nottingham Forest entre otros. Dejaron los campos de fútbol para sentir el frio en los campos de batalla franceses y belgas, combatiendo en batallas como la de Delville Wood, Guillemont, Somme y Arrás, perdiendo la vida más de un millar de sus integrantes.

“Somme. Toda la historia del mundo no podría contener una palabra más horrorosa” – Oficial alemán Friedrich Steinbrecher

La carnicería de Somme

Primeros días de julio de 1916, comienza la que sería una de las batallas más largas y sangrientas de la Gran Guerra, más de tres millones de fuerzas en combate entre ambos bandos, de los que más de uno de cada tres caería en la batalla, cerca de veinte mil británicos fallecerían únicamente en el primer día de contienda. Muchos integrantes del Batallón de los Futbolistas caerían en Somme, Edward Bell, William Baker, Henry Pennifer, Sidney Wheelhouse, Oscar Linkson o Harry Robotham son algunos de ellos, como también lo son tres futbolistas del Clapton Orient, William Jonas, George Scott y Richard McFadden, por los que se se erigió un monumento en el norte de Francia, financiado por los aficionados del club, rindiendo homenaje a los tres futbolistas.

“Estábamos atrapados en la trinchera en Somme, Willie se giró hacia mí y se despidió deseándome suerte y recuerdos para su querida Mary-Jane y los chicos del Orient. Antes de poder hacer nada mi mejor amigo había saltado fuera de la trinchera y era asesinado delante de mis ojos” – Richard McFadden

Los 400 de Arrás

En abril de 1917 el Batallón de los Futbolistas se vería inmerso en la ofensiva británica sobre el ejército alemán en pleno Norte Paso de Calais, en Arrás, donde perderían la vida más de un cuarto de millón de soldados, con una enorme incidencia en el batallón, que perdió más de cuatrocientos hombres durante la batalla. Lo que supuso prácticamente la aniquilación del mismo, sólo un oficial y 41 hombres pudieron volver ilesos de la ofensiva.

Monumento al Batallón de los Futbolistas
Monumento al Batallón de los Futbolistas – Foto: crawleytown.com

Un monumento en honor al Batallón de los Futbolistas fue construido en 2010 en la localidad de Longueval, al norte de Francia, financiado por donaciones de aficionados al fútbol, y en el figura la siguiente inscripción extraída de una carta de uno de los supervivientes de la guerra, el futbolista del Millwall Jack Borthwick:

“This is worse than a whole season of cup ties”

Al igual que pasaría con los futbolistas británicos, varios futbolistas italianos se unirían a los Regimientos Alpinos, entre ellos Luigi Ferraris, futbolista del Genoa que cayó en la toma del Monte Maggio y que desde 1933 da nombre al estadio principal de la ciudad genovesa. En definitiva, cientos de historias de jóvenes cuyos cuerpos aún yacen en algún lugar de los campos de batalla franceses y belgas, dudoso honor para quienes, guiados por la irracionalidad humana, cambiaron el fútbol por la metralla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s