Cerca de la gloria en Wembley

Cuando en el San Siro los periodistas observaban a un Diego Simeone derrotado tras perder nuevamente la final de la Champions League ante Real Madrid, el entrenador argentino disparó una frase lapidaria tras que se le pregunte si estaba contento con el proceso y los resultados. 

Del segundo, nadie se acuerda.

Y puede ser verdad lo que dice el “Cholo”, el fútbol y sobre todo su afición y parte de la prensa, son ingratos. Suelen predicar ciertas filosofías ante el juego, pero otras muy distintas a la hora de analizar los resultados. Esto ha llevado a que muchos equipos que no han podido lograr unir el punto máximo de juego y resultados, quede en el más profundo de los olvidos. 

Esta sección de nuestro blog, se encargará de traer un poco a esos equipos que perdieron duras finales y que estuvieron cerca de permanecer en la memoria y no quedar en el ostracismo. Y hoy, tenemos la primera entrega.

Desde finales de los 80 hasta mediados de la década de los 90 en Italia, significó para su fútbol, una época dorada. Los grandes equipos atraían a las mayores figuras del fútbol y además los equipos más pequeños incluso también reforzaban bien sus planteles.

Pero en Génova, el poderío correspondía al Genoa, no en ese momento histórico, sino en toda la historia prácticamente fue el equipo superior de la ciudad. No obstante, la llegada de una persona a la U.C Sampdoria fue clave. Ese hombre fue: Paolo Mantovani, un empresario exitoso que se propuso hacer crecer a la “Samp” y llevarla a primeros planos internacionales. 

El equipo fue mejorando de a poco, y se fue armando un plantel realmente exitoso, basado en pilares como el arquero: Gianluca Pagliuca, Vierchwood, Toninho Cerezo, Atillio Lombardo (ídolo local) y luego las dos grandes figuras: Roberto Mancini y Gianluca Vialli.

Sampdoria consiguió en la temporada 90/91 la Serie A, que le dio el pase a participar de la Copa de Campeones de Europa de la temporada siguiente. En la siguiente temporada el duro trajín de la competición internacional de clubes más importante del Mundo llevó a que el equipo mermara en su rendimiento local, asimismo consiguió el 6to lugar.

¿Cómo jugaba ese equipo? Su formación base, era un 4-4-2 en los papeles, pero cuando comenzaba el juego, era un 4-3-3 bastante moderno, incluso para el fútbol italiano. En el arco, como mencionamos Pagliuca era una garantía y por delante suyo tenía una dura línea de cuatro. En el centro Vierchwood y Lanna, que solía hacer las veces de líbero. En las bandas estaban Katanec y Mannini, sin mucha proyección, pero muy sólidos en sus tareas defensivas. 

En el mediocampo, había mucha creatividad. Cerezo era quien más se desdoblaba de ese mediocentro y Pari era el que tomaba las posiciones más cercanas al centro de la defensa. En tanto, Bonetti marcaba el equilibrio en esa mitad de cancha, siendo claramente un jugador de rol en ese equipo. Lombardi jugaba por derecha, pero era casi un extremo ya que arriba, Roberto Mancini iba por el centro y Gianluca Vialli era quien caía a banda izquierda.

El punto máximo de este equipo fue en esa temporada 91/92 en donde se llegó a la final de Copa de Campeones. Tras eliminar al Rosemborg noruego, al Hónved húngaro y luego quedar primero en un grupo que compartió con el Estrella Roja de Yugoslavia, el Panathinaikos griego y el Anderlecht de Bélgica.

Pero en la final, no había chances. Enfrente estaba el Barcelona de Johan Cryuff, que contaba con figuras tales como Michael Laudrup, Hristo Stoichkov y Ronald Koeman como fichas extranjeras. Y luego jugadores nacionales como Josep Guardiola o Julio Salinas.

El holandés fue quien marcó el único gol del partido, en el minuto 111. Y echó por tierra los sueños del equipo italiano. No obstante, queda en el recuerdo un equipo maravilloso, con una dupla temible como Vialli-Mancini. Ya en 1993 el presidente Mantovani fallece y pese a esfuerzos por mantener el nivel del equipo, no volvería a ser el mismo.

 

 

 

Autor: Alex Machado

Orgulloso Profesor de Geografía. Fundador de Detrás Del Arco.

4 thoughts

  1. Que puedo decir de esa Sampdoria, la final de la Copa de Europa del 92, con mis 11 añitos, es de las primeras de las que tengo pleno recuerdo, es más, era la primera vez que ponía mi flamante video VHS a grabar (por algún lado debe estar aún la cinta).

    Esa Sampdoria me tenía embelesado, desde pequeño siempre me han llamado la atención los porteros (quizá eso explica muchas cosas sobre mi) y Gianluca Pagliuca era de mis porteros “fetiche”, que arquerazo, y si a eso le sumas que arriba tenía a Vialli y a Mancini, con Lombardo por allí merodeando.. ¿¿quien se podía resistir a esa delicatessen??

    Lástima que se encontró de frente con un Barcelona muy poderoso, en pleno cambio mental, en el inicio de lo que es hoy, un equipo que de verdad creía que era campeón.

    La verdad que recordar aquella final del 92 me lleva directamente a mi niñez. ¡¡Gracias!!

    Me gusta

  2. Esta sección pinta para estar entre mis favoritas, ir para atrás en el futbol es muy apasionante.
    Otros posibles capítulos podrían ser el Gladbach de los 70 y la Roma que también pierde la final de copa de Europa.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s