“Cidade Maravilhosa”

Río de Janeiro, popularmente conocida como Río o “Cidade Maravilhosa” es una de las ciudades más importantes de su país y la región. Con cerca de 12 millones de habitantes, si contamos su área metropolitana –entiendo esto como las pequeñas localidades que fueron absorbidas por el constante crecimiento de Río de Janeiro y que funcionan ahora como una unidad territorial-. Hasta 1960 fue la capital del país, que luego pasó a ser Brasilia.

maracana-stadium-brasil

Es sin dudas el paradigma de lo que podemos ver en materia cultural de Brasil. Su carnaval, el fútbol, y la belleza natural hacen de ella una ciudad visitada por millones de personas por año. Esto la hace también pertenecer al gran triángulo productivo del Brasil, ya que Sao Paulo se encarga del polo industrial, Belo Horizonte del polo minero y el turístico lo ocupa la ciudad que nos compete en este artículo.

Esta sección nueva de nuestro blog, llamada “Urbes Futboleras” apunta al repasar datos de la ciudad pero que estén relacionados con este maravilloso deporte, de mostrar como en la construcción de una gran urbanización –como Río de Janeiro en este caso- el fútbol está presente siempre como un elemento cultural muy arraigado y que genera un sentido de pertenencia e identidad en sus habitantes.

Volviendo a Río de Janeiro. La ciudad fue fundada –obviamente- por portugueses, y estos mantuvieron un legado sumamente importante en la ciudad, que obviamente llegó al fútbol. Hoy en día en Río, hay cuatro clubes que son de lo más importantes de la ciudad y quiénes nuclean a más “torcedores” (hinchas), ellos son: Fluminense, Flamengo, Vasco Da Gama y Botafogo.

RioDeJaneiro

Fluminense, fue un club fundado por las personas más adineradas de la ciudad, de hecho, hasta el día de hoy sigue siendo el club de la élite de la ciudad. En palabras del investigador brasilero Sérgio Leite:

“…Fluminense se volvió, progresivamente, el referente de las élites cariocas atrayendo un público elegante a su estadio tanto de hombres con terno, sombrero y corbata, como de mujeres y muchachas elegantes con sombreros de flores”

Obviamente Fluminense tenía una política discriminatoria -muy popular en el Brasil de principios del 900- demasiado fuerte. Tan es así que esa política llegó demasiado lejos cuando en 1916 se fichó al jugador del América de Río de Janeiro, Carlos Alberto. En realidad, con él no había ningún problema. Salvo un detalle. Era mulato.

Por lo que en Fluminense lo resolvieron fácil, decidieron “volverlo blanco” tiñéndole su piel con polvo de arroz molido. Pero, un día tuvo que ir a jugar al terreno del América. La torcida del local sabía del origen de Carlos Alberto y estalló al verlo como cualquier otro blanco de Fluminense. “Pó de arroz” (Polvo de Arroz) comenzaron a gritarle. Un grito que hoy por hoy se ha transformado en grito de guerra por parte del “Flu”, como “Pó de carvão” (Polvo de Carbón) que se utiliza para identificar a los fanáticos de su tradicional rival, Flamengo.

flamengofluminense

Justamente Flamengo, popularmente conocido como “Fla” o “Rubronegro” fue un club que surgió por parte de una discusión entre miembros del Fluminense, que decidieron –en 1911- unirse al ya formado Club de Regatas, y agregarle el área futbolística. Hoy por hoy es sin dudas el club más popular de Río y de todo Brasil. Aquí pudimos ver brillar a Romário, pero sobre todo a Zico con quien ganó la Libertadores de 1981. Y con quién se dio el lujo de golear 3-0 al Liverpool inglés en la Final Intercontinental del mismo año en Tokio.

Flamengo_2_x_0_cobreloa

Otro de los clubes sumamente importantes de la ciudad, como mencionamos es el Botafogo. Que tiene su antecedente en un club de rematas fundado por la Armada y por gente adinerada pero que solo practicó fútbol entre 1902-1903. Su leyenda de fundación del actual club de fútbol cuenta que: Dos estudiantes estaban en una clase de Matemáticas, y se pasaron un papel anunciado que unos muchachos de una zona cercana iban a fundar un equipo de fútbol, que ellos deberían hacer lo propio. El profesor, Julio Noronha los descubrió. Pero en vez de sancionarlos, los apoyó en su iniciativa.

El club no pensaba llamarse Botafogo, sino Electro Club. Pero la abuela de uno de los fundadores les sugirió el nombre, en referencia al barrio de Botafogo donde estaban. Desde ahí, no volvieron a cambiar.

Nos queda repasar algo de Vasco da Gama. Club nacido como otros tantos a partir de un club de remo, éste con gran influencia portuguesa (su nombre se debe al famoso marino de esa nacionalidad) y que generó sensación desde su aparición por su gran fútbol. Para crecer se fusionó con otros clubes pequeños como el Luzitania y debutó en 3ra división estatal no de la mejor manera. 10-1 fue la derrota ante el Paladino FC en 1915.

Pero Vasco da Gama era un problema para Río. Mario Filho –célebre periodista brasilero- lo señalaba así:

“En una ciudad regida por los clubes elitistas, que ganaban los campeonatos y realmente predominaban, que Vasco da Gama les haya ganado un campeonato fue realmente un problema”

Es que Vasco lo que hacía era reclutar a todos los jugadores de los equipos menores. Les pagaba el transporte y les daba algo más a modo de “viático” rompiendo la barrera del amateurismo de la época incluso. Lo que llevó a los demás clubes que conformaban la Liga a crear una serie de reglas (algunas sin ningún sentido) para evitar que Vasco pudiese lograr el éxito que tenía hasta el momento. La primera fue que todos los equipos tuviesen un estadio propio, pero Vasco –con colaboración de sus hinchas y vecinos- pudo construirse el São Januário para 45.000 personas, siendo uno de los más grandes de la ciudad en el momento.

297011462

También incluyeron la regla de que no podrían ser anotadas analfabetos, además de que hacían llenar a cada jugador planillas con datos bastante irrelevantes para probar ello. Vasco lo que realizó fue mandar a sus jugadores a cursos intensivos para que aprendan a leer y escribir. Cuando ya no hubo más ideas, el club fue aceptado.

Como vemos, Río de Janeiro esconde mil historias y muchísimas en relación al fútbol. Cuántas quedaron por contar y que no ingresarán en este artículo. Desde la aparición del Bangú en Copa Libertadores hasta el popular Maracanazo. Por estas historias, para los amantes del fútbol –entre otras cosas- Río es nuestra “Cidade Maravilhosa”

Autor: Alex Machado

Orgulloso Profesor de Geografía. Fundador de Detrás Del Arco.

2 thoughts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s