Una religiosa sensación

Es difícil para mi comenzar a escribir en un blog (lindo proyecto de un gran amigo mío), además de por el hecho de que nunca fui genial expresándome, por haber elegido un tema de conversación tan complicado: Messi. Para muchos talentosos en el tema, escribir sobre el mejor jugador del mundo puede ser algo muy sencillo. Para mi, créanme, es algo bastante complejo. Cada día que pasa se complica más: este señor es indefinible, indescriptible. No hay palabra que le calce justa ya, todo adjetivo le queda enorme. A Messi no se lo define, se lo siente, es como una religiosa sensación. El último partido –frente a la débil Panamá, sí…- me dejó con la idea dando vueltas por la cabeza durante gran parte de la noche y los días posteriores.

3663e670-33a8-4f85-9b0c-ea87b6ebf31d

Ni siquiera grité su obra de arte que constituyó su segundo gol en la cuenta personal, a los pocos minutos de haber ingresado a la cancha: me produjo tal fascinación, me dejó tan pasmado, que no pude emitir sonido alguno. Solamente atiné a soltar un “dejate de joder”, nada más. Inmediatamente recordé a la gente que aún lo critica, pidiéndole cosas que no es que no las pueda lograr, porque demostró que puede conseguir cualquier cosa, si no que, simplemente, necesita un contexto que lo acompañe: Messi no estaba en la cabeza de Higuaín o de Palacio en la dolorosa final de Brasil, por ejemplo. Messi tampoco tuvo ninguna culpa de que, en Sudáfrica, se lo deje a Mascherano solo contra el soberbio frente de ataque alemán. Tampoco tuvo responsabilidad en que Pekerman no se decantara por él en Berlín. El contexto falló. Por supuesto que él es humano (que conste que me cuesta mucho definirlo así), pero reitero: el entorno, en las citas más importantes, simplemente no acompañó. O tal vez esa cuota de suerte necesaria para levantar aquellos títulos nunca llegó, quién sabe. Después está la mentalidad de la gente para con la selección y el fútbol en general: En Argentina, jugar la final del Mundo y no ganarla es un fracaso.

Mientras estas reflexiones pasaban por mi cabeza, el ‘10’ seguía: completaba su hattrick (primer suplente que entra y convierte tres goles en toda la historia de la selección argentina) y servía el quinto gol con un pase de cuarenta y pico de metros que me dejó aún más anonadado. No es que sea la primera vez que lo vea hacer estas cosas, que son moneda corriente en el mundo de Lionel Messi, si no que, por alguna razón, en este caso la reacción no vino acompañada de palabras de admiración, si no de profundos pensamientos.

Lo más entrañable de la fresca noche se despertó en mi cuando decidí compartir por mensaje de texto las sensaciones con mi viejo, mi  habitual compañero en citas de Racing y la selección. Bah, sensaciones… solamente supe decirle “Tremendo”. No se lleva muy bien con la tecnología, así que pensé que tal vez no respondía. Lo hizo. Tras un largo rato esperando que termine de escribir, la pantalla me mostró una respuesta que me marcó: “Único”.  Mi viejo tiene 58 años y me habló de tantos reconocidos como cracks mundiales, de sus partidos, jugadas, regates y goles, que leer la palabra ‘único’ me produjo un sentimiento difícil de borrar.

7D5

Messi es fascinante, deslumbrante, increíble, y yo lo estoy –bueno, lo estamos- viviendo. No caigan en la crítica barata, no se cieguen con la estúpida comparación con Maradona (son otros tiempos completamente diferentes), porque nos va a producir un gran placer hablarles a sus hijos y a sus nietos de este extraterrestre que tenemos hoy en la cancha. Sus –inexplicablemente- detractores todavía están a tiempo; tiene 28 años y no tengo dudas de que lo mejor está por llegar. Porque así es el alucinante Messi: nunca, pero nunca, va a dejar de sorprendernos. Y ahí esta su magia. Después de todo, puede que no sea tan humano como creemos. Gracias por el fútbol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s