Brasil: Esto ya lo vivió

Llegó el 21 de Julio del 1970, al césped de un inmenso y repleto Estadio Azteca con 111.000 personas saltan al campo Brasil e Italia. Los dos mejores equipos del Mundial de México de dicho año que llegaron sin mayores discusiones, eliminando a poderosas selecciones y siendo una final “deseada” entre la prensa especializada.

Ambos dentro de su poderío general tienen dos armas bien diferentes, en el caso de la Azzurra la defensa es infranqueable que sólo recibió un gol hasta la Semifinal, y ahí Alemania le hizo 3. Con la salvedad de que Italia realizó 4. Brasil, por su lado, es una selección que por primera vez –por un tema de televisación y llegada al Mundo futbolístico- enamora a los propios mexicanos que se inclinan más por este equipo, pero además al resto que mira maravillado los explosivos arranques de Pelé, los avances de los laterales (algo totalmente novedoso) que daría fama y marcaría un camino en los equipos brasileros, y además los otros grandísimos jugadores que tenía su plantel.

No vamos a entrar en la crónica de una final ya conocida por todos. Pelé abrió el marcador, Boninsegna empató y luego, en la segunda mitad Brasil marcó tres goles más para dar cifras definitivas, 4-1.

pele-1970

Alfredo Relaño en su libro “Tantos Mundiales, tantas historias” dice lo siguiente de esta final: “Termina la final más hermosa vista nunca, termina el Mundial más hermoso visto nunca. (…) Brasil y Pelé han salvado el fútbol, tras un Mundial, el de Inglaterra, feo, en el que se impusieron la dureza y las tácticas. Este ha sido un Mundial luminoso, bello, colorido, ganado por el que mejor fútbol hizo.”

Con este festejo, que se vivió tanto en el Estadio Azteca como en las calles de cada uno de los estados de Brasil comenzó uno de los momentos más duros de la selección de fútbol brasilera.

Al siguiente Mundial (en esta rotación habitual aquellos días entre Europa y América) le tocaba ser local a Alemania, y Brasil decía presente por ser el último ganador. En su serie le tocaban Yugoslavia, Escocia y una exótica y debutando Zaire. No pudo derrotar a los europeos haciendo partidos por demás feos estéticamente, y solo derrotó al débil equipo de africano en aquel partido donde se vivió el curioso caso de Mwepu Ilunga.

Aun así, Brasil avanzó como segundo en su grupo a la siguiente ronda, donde sucumbió ante la poderosa Holanda de Rinus Michels que marcaría una época aun saliendo vice campeón de ese torneo. Era el primer Mundial post- México que no iba a ganar la selección de Brasil.

En 1978 el Mundial volvía a América, a una convulsionada Argentina que recibía este torneo. Brasil si bien no fue ni una sombra de lo vivido en el 70 no llegó a la final, pero al menos salió 3ro, aunque la gente no estaba contenta en lo más mínimo.

Llegó España como sede en 1982 y Brasil contaba con Toninho Cerezo, Sócrates, Zico, Falcão. Realmente un equipazo, pero no contaba con cruzarse con un Paolo Rossi exuberante que le marcó un hat-trick y los dejó sin la chance de jugar la final. No fue un mal Mundial del equipo dirigido por Tele Santana, donde pasó de grupo sin ceder puntos, y le pudo ganar a Argentina en la fase previa a la final. Pero nuevamente el “Scratch” no disputaba la final siquiera, y la cuenta ya llega a 12 años de aquel México 70.

Recién en el 89 corta una sequía de torneos, pero fue una Copa América. Ninguneada históricamente por Brasil, que siempre apuntó alto a ganar los Mundiales y descuidó totalmente un torneo en donde Uruguay y Argentina dominaban ampliamente -con 13 y 12 campeonatos respectivamente- iba a llegar en esa Copa América del 89 en su propia tierra recién a su 4ta corona en el torneo, pero cortando una sequía de 19 años de títulos. En ese periplo pasó el Mundial de México en 1986 y el penal fallado por Zico ante Francia que llevó a un nuevo fracaso.

En Italia 90 dirigidos por Lazaroni y con jugadores del campeonato de América donde brillaba ya Bebeto y Romário se quedaron con las manos vacías demasiado rápido. Es que en Octavos de Final el rival fue Argentina en donde Maradona en una pierna y la velocidad de Caniggia hicieron que se vuelva a casa antes de tiempo haciendo explotar en cólera a la gente que no toleraba más fracasos.

De cara a un nuevo Mundial, en Estados Unidos, Carlos Alberto Parreira tomó el mando de la selección con la presión de ganar como sea y traer la copa a su casa. El equipo era excelente técnicamente Raí, Romário, Bebeto, Leonardo, todos en plenitud y además un bloque duro de jugadores como Cafú, Mauro Silva y el capitán Dunga. Era un equipo que se defendía de manera férrea y tenía un ataque poderoso. Llegó a la final contra la Italia de Roberto Baggio, y en un partido soporífero tras los penales nuevamente lograba –como hacía 24 años- lograr un título en una Copa del Mundo.

Si bien la Copa América del 95 la perdieron en el duelo final ante Uruguay, ya comenzaba una época ganadora donde habría dos jugadores que serían claves. Ronaldo y Ronaldinho que aseguraron la Copa América del 97 y 99, y luego ya sin estos los triunfos en 2004 y 2007. En tanto en los Mundiales disputaron la final del 98 –aquella del episodio de Ronaldo previo a la final- donde fueron derrotados ante Francia. Y obviamente el Mundial del 2002 que ganaron con un Ronaldo en su máxima expresión tomando revancha de lo sucedido 4 años antes.

Ronaldo2002

Ésta Copa del Mundo en 2002, y la Copa América del 2007 son los últimos títulos obtenidos en ambas competiciones internacionales. Desde ahí comenzarían estos nuevos tiempos de crisis que han tenido el punto más álgido (por ahora) en su propio Mundial, en 2014 donde recibieron los famosos siete goles por parte de la –a la postre- campeona Alemania.

Con una nueva eliminación en la Copa América, ésta vez en un grupo integrado por Haití, Perú y Ecuador se vuelve a hablar de una crisis total en la selección de Brasil, y es verdad, están en lo cierto. Han pasado ya desde el éxito del 2007, cinco técnicos (contando la incorporación reciente de Tité) en donde Dunga ha sido técnico en dos oportunidades. Pero en esos 24 años de crisis entre 1970 y 1994 pasaron 12 técnicos diferentes, y Tele Santana repitió dos veces su presencia como seleccionador.

¿Cuál es el fin de este artículo? Demostrar que, si bien esta crisis en Brasil es dura, y la presión es altísima –esto aumentado por el Mundial que ya pasó y los Juegos Olímpicos que se acercan-, esto ya lo vivieron, ya lo palparon y vieron el tren del éxito partir muchas veces. Por lo que no es nueva ya la desesperación y los cambios bruscos que se dieron en aquel fatídico periodo de 24 años. El problema es están repitiendo bastante de lo ya hecho, y se está perdiendo el norte en cambiar de seleccionadores cuando uno de los problemas más grandes está en la generación de futbolísticas que le cambien la cara a esta selección.

Por el bien del fútbol en general, esperamos que vuelvan a tener una generación ganadora. Ya que la pelota está triste si no está Brasil para tratarla bien.

Autor: Alex Machado

Orgulloso Profesor de Geografía. Fundador de Detrás Del Arco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s